domingo, 25 de mayo de 2014

UNIVERSITARIO DE SUCRE, CAMPEÓN BOLIVIANO


Representando a la universidad que es la tradición misma de la educación superior boliviana, la San Francisco Xavier, y que forma parte de la historia de Chuquisaca y del país, el Universitario es el nuevo campeón del Torneo  Clausura de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano, después de facturar el último punto que le faltaba (43), empatando, como visitante, con el Sport Boys de la ciudad de Warnes, Santa Cruz de la Sierra.

Y en una fecha especial para la capital del Estado Plurinacional de Bolivia.

Nada más justo, porque San José de Oruro (sub campeón con 41 puntos), de la mano de su entrenador, Julio César Baldivieso, perdió el rumbo en momentos cruciales del campeonato y The Strongest, tercer colocado (con 40) cedió un empate (justamente al Universitario) en La Paz, que al final, le costó el campeonato.

Los tres (The Strongest a la fase de clasificación) están en la Libertadores de América 2015, que es lo que, al final, interesa a los cofres de los equipos del fútbol profesional boliviano.

Un poco más abajo, reaccionando en las últimas fechas, Real Potosí (39 puntos) conquistó la primera plaza a la Copa Sudamericana, gracias a su defensa, que fue la menos vulnerada, con 24 goles. Bolívar (33 puntos), que no tuvo la regularidad presentada en la Libertadores, arañó un cupo en el mismo torneo, seguido de Aurora (32 unidades) que jugó excelentes últimos encuentros como visitante y conquistó un lugar en la Sudamericana de 2015.

Más abajo, Oriente (31) que a cierta altura del campeonato dio atisbos de buen fútbol, fue apenas coadyuvante, en un campeonato que presentó un espejismo llamado Sport Boys (27), un deficiente Wilstermann (27) y un inoperante Guabirá (22 unidades).

Al fondo de la tabla terminaron el defectuoso Nacional Potosí (20 puntos), superado en su deficiencia solamente por el irreconocible Blooming (18 unidades) que terminó último, para vergüenza de su fiel hinchada.

En fin, campeonato técnicamente de bajísimo nivel, disimulado por la ocasional y emotiva definición en la última fecha. Definición inclusive para determinar el equipo a descender, castigo (merecido, dígase de paso) que le llegó al Guabirá de Montero debido a un sistema de promedio que no entiendo para qué vino. Al Aurora, le cabe aún algo de esperanza, pues deberá definir en dos cotejos el descenso indirecto con el Petrolero. Si no se esmera, podrá disputar la Sudamericana como equipo de segunda.