domingo, 25 de mayo de 2014

DI "MADRID", CAMPEÓN DE LA LIGA DE CAMPEONES

Hasta Cristiano Ronaldo andó de la mano de Di María, que se va al Mundial con mucha moral.


Final que deja muchas enseñanzas y, quien trabaja dirigiendo un equipo de fútbol, debiera aprender. 

Para muchos, el resultado (4 X 1) fue injusto por lo que se vio durante el tiempo reglamentario, con Atlético de Madrid no dejando que Real Madrid coloque en práctica su velocidad en el contra ataque.

La fórmula dio cierto o, mejor, estaba dando cierto para el Atleti, hasta que el zaguero madridista Sergio Ramos, después de un magnífico cabezazo  empató, a los 92´, devolviendo jugada del gol atleticano (del uruguayo Diego Godin, a los 36´), después de un tiro de esquina.

Nuevamente Ramos asumía el papel de héroe, como en victorias anteriores, durante el torneo, en jugadas similares.

Fue el precio que los de Simeone tuvieron que pagar por haber marcado tanto al adversario. Tanto, que terminaron exhaustos.

Porque marcar, cansa más que atacar.

Y porque, en el fútbol, el partido solo termina cuando acaba.

Y, cansados, en el alargue, los atleticanos no pudieron soportar la aplanadora que tenían en frente, sobretodo por la izquierda con el argentino Di María (el mejor de la cancha)  y el brasileño Marcelo, que substituyó a Coentrão, le cambió la cara al partido y aún marcó el tercer gol, después del segundo gol (de Bale) y antes del tercero (Cristiano Ronaldo) de penal.

Es el décimo campeonato conquistado por el Real Madrid.

Con justicia.