lunes, 26 de mayo de 2014

LA SELECCIÓN BRASILEÑA INICIA SU PREPARACIÓN, CON LA MISIÓN DE EVITAR EL ESTALLIDO DE UNA BOMBA


Los millonarios futbolistas brasileños de fútbol se presentaron hoy por la mañana en Rio de Janeiro, para comenzar su preparación con vistas a su participación en la Copa Mundial de Fútbol-2014.

Brasil es el único país cuya selección  participó en todas las versiones de la Copa, desde la primera, el año 1930, en Uruguay, hasta la actual, en su propio territorio, repitiendo su condición de anfitrión, como en 1950.  

Y si en las anteriores 19 presentaciones ni Pelé, Garrincha, Sócrates, Zico y tantos otros craks se salvaron de las críticas y desconfianzas, ¿por qué sería diferente ahora con Neymar y Compañía¿

El brasileño nunca despidió a su selección dándole cheque en blanco.


Pero esta vez hay un componente diferente: el lado social y, sobretodo, económico.

Por exigencias de la FIFA, el gobierno brasileño tuvo nomás que auxiliar en la construcción de estadios e infraestructura, inyectando considerables sumas de dinero,  mucho más de lo previsto, que no se sabe cómo será recuperado.

Y eso a muchos sectores, y no precisamente los que no gustan de fútbol, no les cayó nada bien, principalmente porque hay serias deficiencias de servicios básicos en los sectores de salud pública y educación en el país.

Y los chicos millonarios de Luiz Felipe Scolari, tuvieron nomás que sentir en carne propia el sentimiento de los brasileños y brasileñas que protestaron en las puertas del hotel de presentación.


El ómnibus de la selección, ayudado por fuerte esquema de seguridad, tuvo que desviar de camino, para trasladarlos hasta la lujosa Granja Comary, propiedad de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), en Teresópolis, a las afueras de la ciudad Maravillosa, donde iniciarán su preparación, antes de emprender el camino rumbo a la conquista de la  Copa del Mundo que, para muchos, será la única forma de evitar el estallido de una bomba que está en las manos de una considerable masa de gente inconforme, y que, caso estalle, podrá cambiar los destinos del país en el Octubre posterior a Brasil-2014: esa bomba poderosa se llama voto.