domingo, 11 de mayo de 2014

¿ES EL AUTOMOVILISMO UN DEPORTE?

La Mercedes se pasea por el GP de España, como todo este año.
Pasaron ya cinco grandes premios de la Fórmula 1 y cada vez más una de mis muchas dudas aumenta: de que si realmente el automovilismo puede ser considerado deporte.

Como espectáculo es atractivo, pero como competencia entre seres humanos, condición básica del deporte, es ambigua.

Me pregunto, ¿Por dónde andan el cuatro veces campeón Sebastian Vettel y su poderosa Red Bull?

No creo que sea peor piloto que los tres años anteriores.

Ahora es la vez de Lewis Hamilton y su imparable Mercedes Benz, que hoy vencieron por cuarta vez consecutiva, ahora el gran premio de España.

Y no creo que el británico de la noche a la mañana sea mejor piloto de lo que fue en los tres últimos años.

La respuesta es clara: en el automovilismo, el hombre depende de la máquina.

Entonces, disputa entre máquinas, no puede ser considerada deporte.