miércoles, 22 de junio de 2016

WILLIAM FERREIRA Y LA CEGUERA EN BOLÍVAR


Lo de William Ferreira en Bolívar es la muestra más cabal de cómo se tratan las cosas en el fútbol boliviano.

Sin ningún criterio profesional. Ni administrativo, ni técnico.

En lo técnico, para los bolivaristas, dirigentes y entrenador, debería ser suficiente revisar los números del último torneo Clausura de la Liga, cuando, una vez más, volviendo de una seria lesión y jugando muy pocos partidos, Ferreira marcó 7 de los 28 goles marcados, siendo el artillero del equipo.

Para el nivel del fútbol boliviano, William Ferreira es aún el tipo de futbolista que los entrenadores necesitan tener: goleador, siempre goleador, por ser una persona íntegra, disciplinada y con una relación deportiva cabal.

En los últimos años, llegaron y se fueron muchos delanteros extranjeros a Bolívar, pero Ferreira siempre fue la solución.

Una pena que este buen ciudadano, después de todo lo que le dio a la Academia, tenga que entrenar solito, apartado de sus compañeros y del escenario de Tembladerani, esperando que se ilumine la cabeza de los dirigentes y del cuerpo técnico de Bolívar. 

Esa no es la mejor forma de tratar a un futbolista que ciertamente tendrá propuestas de otros equipos, caso el nuevo entrenador de Bolívar no lo necesite.