domingo, 25 de septiembre de 2016

TRABAJO DIFERENCIADO DÁ VICTORIA A BOLÍVAR Y THE STRONGEST


Bolívar y The Strongest vencieron sus compromisos en la séptima fecha del torneo Apertura de la Liga.

Y no por ello fuero mejores que en sus últimos cotejos. Mantuvieron su nivel lo que es muy importante en el deporte.

En el Siles, frente a Universitario de Sucre, un adversario que supo defenderse, los estronguistas hicieron exactamente lo mismo que en el último encuentro frente a Real Potosí: marcaron bien, dominaron y atacaron por los tres flancos del campo y con balones aéreos. La diferencia es que en dos ocasiones las jugadas concluyeron dentro del arco rival, por medio de Rodrigo Vargas (4´) y Diego Bejarano (67´).

Por su lado, en Yacuiba, Tarija, frente al Petrolero, Bolívar tuvo competencia para dividir el control del partido con un detalle importante: esa división fue lejos de su área. Para ello, la marca en la salida del adversario es esencial. El uno a cero, con gol de Cellerino (61´) también fue justo por el mayor volumen de juego de los celestes, lo que redundó en más oportunidades de gol que los locales.

En las victorias de Bolívar y The Strongest, hay dos aspectos necesarios a ser apuntados: con la rotación de jugadores impuesta dentro de su trabajo (normal en el fútbol moderno), los entrenadores Beñat San José y César Farías, no solo están demostrando un alto sentido de profesionalismo, al dar la misma importancia profesional a todos los jugadores bajo su comando, como también alcanzando un equilibrio en el nivel técnico de sus equipos, sea cual fuere su propuesta táctica.

Y ese equilibrio puede ser notado por los goles marcados (17 por Bolívar, 10 por The Strongest) y tomados (6 por la Academia y 5 por el Tigre) hasta la fecha 7.



viernes, 23 de septiembre de 2016

FABOL ENTRA EN CANCHA, AHORA CON LA SELECCIÓN


Dinero y fútbol, caminan de la mano.

La cuestión monetaria está siempre presente cuando se trata de hablar del balompié en Bolivia.

Y Fabol - Futbolistas Agremiados de Bolivia, como ya es costumbre, a la cabeza.

Parece una empresa de cobranza y no una asociación.

Ahora, el asunto son los bonos, los premios que los futbolistas bolivianos convocados a la selección deben recibir.

Creo que no está claro para los futbolistas que atender al llamado de una selección es una obligación estipulada por la Fifa.

Y más aún, los jugadores de fútbol deben entender que ir a la selección no significa solucionar sus problemas económicos, es, más bien, un premio que ganan por destacarse en el club para el que trabajan.

El futuro económico del futbolista y su familia, dependerá del contrato que firme con el club al que pertenece.

Selección nacional es cosa completamente diferente.

El dinero es lo último en que un convocado debe pensar.

Y  Fabol sería bueno que explique a la opinión pública, por ejemplo, qué hace por los miles de futbolistas que por el país juegan, en asociaciones, y que no tienen ni para comer, porque permanecen inactivos gran parte del año.

Pero no, Fabol, solo aparece donde hay conflictos e intereses económicos con la Liga y con la Federación.

Si queremos cambios positivos para el fútbol boliviano, hay que pensar también en cambios dentro de Fabol.  

jueves, 22 de septiembre de 2016

JUAN CARLOS ARCE Y PABLO ESCOBAR, DOS ACTITUDES MARCANTES

Juan Carlos Arce, de Bolívar, comenzó como capitán frente a Nacional Potosí.
La actitud de Juan Carlos Arce que durante el partido frente a Nacional Potosí no fue sustituído, pero así mismo se sacó el cintillo de capitán y se lo entregó a Walter Flores, que ingresaba al campo de juego en el segundo tiempo, representa una contribución al ambiente favorable que el equipo de Bolívar vive actualmente.

Pablo Escobar, de The Strongest, comenzó como capitán el juego frente a Nacional Potosí.
Infelizmente, la actitud de Pablo Escobar, que demostró descontento cuando fue sustituido durante el cotejo frente a Real Potosí, entregando el cintillo de forma descortés a su compañero que lo sustituía y más aún, los ademanes cuando se sentó en el banco de reservas, representa no solo falta de respeto a sus compañeros, como, principalmente, al entrenador. Una pena, porque la personalidad de Escobar no denota ese tipo de acción. 

THE STRONGEST JUGÓ BIEN, LO QUE FALTÓ FUE GOL

Dominar un partido sin marcar goles, no significa haber jugado mal.
No voy a entrar en el simplismo de decir empató de local porque jugó mal.

The Strongest dominó el 80 por ciento del partido frente a Real Potosí, intentó llegar al gol por los tres frentes y la bola no entró.

El cero a cero fue el resultado justo, porque defenderse y soportar esa presión, fue mérito del equipo visitante.

El entrenador César Farías hizo lo correcto, inclusive cuando retiró del campo a Jair Torrico, uno de los más regulares del equipo, pero, para las circunstancias, sin las características necesarias para ir de frente al arco rival y decidir, cosas que, evidentemente, la hace mejor Rodrigo Vargas.

Al sacar a Pablo Escobar, también el entrenador acertó, pues el capitán atigrado no iba bien por la banda derecha y no fue bien por el medio, más atrasado, encargado de armar y sumarse al ataque.

Afirmar que Escobar podría definir el partido en una jugada o balón parado y que su salida fue un error, es jugar con suposiciones y, en el fútbol, con el tiempo corriendo, el entrenador tiene que tomar actitudes inmediatas.

Decir que un equipo jugó mal, cuando el arquero de ese equipo es un simple observador, como en el caso de The Strongest, es entrar en el lenguaje de la hinchada, que ve las cosas más con pasión que con razón.

Por otro lado, la rotación de jugadores que se está viendo en The Strongest, es una práctica moderna y necesaria en el fútbol actual, a no ser que se trate de futbolistas imprescindibles, pero, convengamos, en ningún equipo boliviano existen figuras imprescindibles.

The Strongest no jugó mal, Real Potosí es que se defendió muy bien.

Y porque, además, en un partido de fútbol, la cantidad de goles no significa que un equipo sea mejor o peor.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

BOLÍVAR VENCIÓ Y CONVENCIÓ

Juan Miguel Callejón alternativa importante de Beñat.
Técnicamente, Beñat San José, entrenador de Bolívar, tiene un elenco que le permite, en un mismo partido, cambiar el ritmo y la forma de jugar, para buscar la victoria. y eso, por ser moderno, es bueno.

Esa es la primera constatación que el partido en que la Academia venció al Nacional Potosí, por 4 a 2, mostró.

Para ello, mucho tiene que ver el trabajo del joven entrenador Beñat San José y el entendimiento que los futbolistas tienen respecto de lo que les propone.

Nacional sorprendió al inicio del cotejo abriendo el marcador, por medio de Dustin Maldonado (11´) y podía haber ampliado, no fuese la infelicidad del delantero Cristian Alessandrini, que marró la conclusión.

Demostrando fuerza y volumen de juego, Bolívar no solo empató el cotejo con gol de Juan Miguel Callejón (24´), como pasó al frente cuatro minutos después, cuando Fierro cabeceó un balón cruzado desde la derecha.

Con jugadas elaboradas y triangulaciones bien realizadas, Bolívar comenzó a mostrar su verdadero fútbol.

En una de las pocas desatenciones de la defensa bolivarista, Dury recuperó el balón para que Alessandrini marcara el empate, a los 38´.

Para el segundo tiempo, Nacional Potosí dio mayor valor al encuentro, porque continuó disputando el medio sector, llegando a incomodar el arco local en varias ocasiones.

El empate con el que comenzó el segundo periodo, fue bueno para el partido, porque el equipo local tuvo que mostrar atributos que a veces solo aparecen cuando son necesarios.

Lesionado, el delantero Fierro dejó el campo de juego a los 59´ y en su lugar entró Morales un volante con características de marca, lo que para muchos fue una sorpresa, pero el equipo de Bañat no perdió superioridad, al contrario, liberó más a Maygua para el apoyo y adquiriendo mayor rotación en el ataque, con Arce, Callejón y Vargas.

El ingreso de Gutiérrez y la subida de Saavedra para el medio sector, fue otro motivo de sorpresa positiva, pues el apoyo por la derecha se hico más constante, debido a la velocidad de Saavedra.

Esa permanente movilidad de los jugadores bolivaristas (cosa que no tenía hace pocos meses) se tornó fundamental, en función inclusive de un mejor preparo físico.

A los 65´minutos vino la constatación de que el Bolívar de Beñat es otro.

Después de una muy buena salida y apoyo del zaguero Prieto, el balón llegó a Callejón, que marcó el tercer tanto.

Tres minutos después, Maygua coronó una buena tarde, marcando un bonito y definitivo gol, colocando, con clase, el balón por encima del arquero Luis Benegas.

El Bolívar de Beñat se está haciendo muy interesante y agradable de ver jugar.

BOLÍVAR Y THE STRONGEST JUEGAN DOS PARTIDOS, EN EL MISMO ESCENARIO. ABSURDO.

El estadio Hernando Siles de La Paz, está siempre salvando a la inoperancia del fútbol boliviano.
Veo, leo y escuchó culpar al gobierno, por la ridícula programación de hoy, en el campeonato de la Liga, cuando, a las 15h00, Bolívar enfrentará a Nacional Potosí, y, a las 20h00, The Strongest jugará con Real Potosí.

Ridícula programación, porque ambos cotejos se jugarán en el mismo estadio Hernando Siles de La Paz.

Obvio que lo mejor hubiese sido programa fecha doble.

Pero no es posible, porque en el estadio no hay cuatro camarines donde puedan alistarse los equipos.

Pregunto, ¿qué tiene que ver el gobierno (sea nacional o departamental) con esa pantomima?

Sigo preguntando: ¿Por qué The Strongest no pone en condiciones a su estadio en Achumani para este tipo de compromisos? ¿Y por qué Bolívar no tiene un estadio a la altura de su tradición?   

Ambas instituciones fueron beneficiadas por el estado boliviano y tienen grandes terrenos como para construir sus propios escenarios. Y no lo hacen.

Al contrario, en vez de hacer gestión administrativa, sus dirigentes se encuentran compenetrados en sendas peleas, de lo más bajo en el fútbol, intentando ocupar espacios dirigenciales en la Liga y Federación.

El fútbol boliviano es “privado” cuando les conviene a sus dirigentes. Cuando no es de su interés, la culpa es del gobierno de turno.


Es bueno recordar que Rafael Mendoza, de The Strongest, y Mario Mercado, de Bolívar, son recordados como los mejores presidentes de las dos instituciones, no por lo que eventualmente sus equipos ganaron dentro de la cancha, ese reconocimiento muy bien se lo merecen, por el patrimonio que dejaron para ambas instituciones, patrimonio que está cada vez más olvidado.  

domingo, 18 de septiembre de 2016

ROBERTO “POCHO” CAINZO (QEPD)


Llegó a Bolivia al final de la década del ´50.




Roberto Cainzo (al medio, en pie, de bigote) fue fudamental para la mayor conquista de la historia del fútbol boliviano el 63. 

Como muchos inmigrantes argentinos, para jugar al fútbol.

Su mejor época futbolística, jugando como lateral derecho en el Club Municipal de La Paz, de 1961, 1962, donde fue campeón nacional. Posteriormente vistió la casaca de varios otros equipos.

En el Municipal del ´62, "Pocho" Cainzo (segundo a la derecha, de cuclillas) jugó la Libertadores frente al Santos de Pelé.
Su técnica y capacidad para el apoyo, lo  llevaron a la titularidad de la selección boliviana, campeón invicto del Sudamericano de 1963, disputado en el país.

Roberto Cainzo fue   el ejemplo del ciudadano que se naturalizó y vistió la camisa de Bolivia, en todos sus aspectos.

Descanse en paz.