jueves, 28 de mayo de 2015

PERIODISTA DEPORTIVO INICIÓ LA CORRUPCIÓN EN LA CONMEBOL

J. Hawilla, en sus tiempos de la Red Globo y, hoy, millonario colaborador de la Justicia de los EEUU. 

Las noticias de corrupción en el fútbol solamente son desconocidas por quien no acompaña esa actividad.

Esa modalidad deportiva es, hoy, la representación más cabal del capitalismo mundial, por lo tanto, víctima de organizaciones que no esconden ninguna arma para conquistar victoria en los negocios millonarios.

Y el periodismo deportivo es uno de los caminos más rápidos para enriquecer, pero no precisamente porque la profesión es regiamente pagada, es, más bien, debido a que muchos periodistas deportivos, con el tiempo, se vuelven hombres show, y, para lograr vender publicidad, atienden prontamente los requerimientos de empresarios y políticos, que los usan para ganar dinero. En ese contexto, sin darse cuenta,  van dejando poco a poco el periodismo para volverse "empresarios", practicando el llamado "periodismo de agrado", en un ambiente en el que la ética es dejada totalmente de lado.


La prueba más cabal de ello se llama J. Hawilla, ex reportero de la Red Globo de Televisión que, al confundir periodismo con ventas, se dedicó a la compra y venta de derechos de transmisión de torneos, pasando a tener igual o más poder que los dirigentes de la Conmebol.
La Traffic, de J. Hawilla, con sede en Sao Paulo, es la mayor empresa de marketing deportivo de América Latina.
Los negocios con esos dirigentes eran tan lucrativos que, con el tiempo, Hawilla montó la empresa de marketing deportivo Traffic y se volvió el hombre más poderoso del rubro, vía sobornos a dirigentes en Sudamérica.

Ambicioso. J. Hawilla se dedicó a la compra de los derechos publicitarios en los estadios, a la compra de jugadores de fútbol, llegando  a tener su propia emisora de televisión, repetidora de la TV Globo, en el interior de Sao Paulo.

Bolivia no estuvo fuera de las garras de ese periodista empresario brasileño.

En 1997, J. Hawilla, junto con Kleber Leite (ex presidente del Flamengo) y Ricardo Teixeira, ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), fue el dueño y señor de la Copa América, organizada por Bolivia y jugada en territorio nacional.

J. Hawilla era amigo íntimo de los hombres poderosos de la Conmebol, como su ex presidente Nicolás Leoz, 
Hoy, J. Hawilla vive en los EEUU e hizo un acuerdo con la Fiscalía Nacional de los EEUU, que aceptó su colaboración y, a partir de sus informaciones, inició las investigaciones que redundaron en la detención de 7 altos dirigentes del fútbol latinoamericano; otros 7 personajes, entre dirigentes de fútbol y empresarios de marketing deportivo, deben correr la misma suerte.

Previamente, la justicia norteamericana consiguió el compromiso del ex periodista para la devolución de 151 millones de dólares mal habidos. Antes, sin embargo, J. Hawilla se declaró culpado de extorsión, fraude electrónica, lavado de dinero y obstrucción a la justicia.

miércoles, 27 de mayo de 2015

FEDERACIÓN BOLIVIANA DE FÚTBOL PUEDE SER INVESTIGADA POR LA VENTA DE DERECHOS DE TRANSMISIÓN

“Estamos abiertos a trabajar con otros países en este esfuerzo (de investigación)”, explicó la Fiscal General de la Justicia norteamericana, Loretta Lynch.
Viene de mucho tiempo la fuerte relación "comercial" entre empresas de Marketing y dirigentes del fútbol sudamericano y centroamericano.


En el ámbito sudamericano, la ligazón actualmente investigada por los EEUU y Suiza, envuelve a Nicolás Leoz, ex presidente de la Conmebol; Ricardo Teixeira, ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol; José María Marín, ex presidente de la misma entidad; Rafael Esquivel, miembro del Comité Ejecutivo de la Conmebol, y Eugenio Figueredo, ex presidente de la Federación Uruguaya de Fútbol y de la Conmebol y (hasta hoy) vicepresidente de la FIFA;  con las empresas que detienen hace más de 24 años los derechos de transmisión de importantes eventos deportivos como la Copa América, Libertadores de América y Sudamericana, bien como las Eliminatorias a la Copa del Mundo.


Esos dirigentes del fútbol sudamericano, que también detenían (hasta hoy) importantes cargos en la FIFA (Eugenio Figueredo era vicepresidente), controlan hace mucho tiempo la Conmebol y recibían millonarios sobornos de empresarios de la comunicación, para explotar los derechos de transmisión de los torneos.


Para mantener bajo control a la Conmebol, esos dirigentes se rodeaban de presidentes de federaciones de los países sudamericanos, dándoles cargos importantes en la entidad, con jugosos sueldos y beneficios personales, a cambio de sus votos en elecciones. Un verdadero circulo lujoso y vicioso.

“Delegados de la FIFA y otros de organizaciones dependientes recibieron propinas y comisiones – de representantes de medios de comunicación y de empresas de marketing deportivo – que suman a 150 millones de dólares”; (…) A cambio, los agentes corruptores “recibían derechos mediáticos, de publicidad y patrocinio en torneos de fútbol en América Latina desde 1991”, informó el Ministerio de Justicia suizo, después de las detenciones.


Por eso, al referirse la justicia suiza a “otros de organizaciones dependientes”, todo lleva a creer que la investigación se extenderá a las federaciones nacionales de fútbol y sus dirigentes, que hicieron negocios con las empresas detentoras de los derechos de transmisión de las copas Libertadores y Sudamericana, Copa América y Eliminatorias a las copas del mundo.


En el caso de Bolivia, esas empresas detentoras siempre pagaron anticipadamente por la compra de esos derechos de transmisión, en contratos totalmente desconocidos por el público y las autoridades.


“Estamos abiertos a trabajar con otros países en este esfuerzo (de investigación)”, explicó la Fiscal General de la Justicia norteamericana, Loretta Lynch.


DIRIGENTES DE LA FIFA SON DETENIDOS EN SUIZA POR CORRUPCIÓN

Eugenio Figueredo, ex presidente de la Conmebol y actual vice da FIFA, fue preso en Suiza, junto a otros 6.
Eugenio Figueredo, hasta hace poco tiempo presidente de la Conmebol y actual vicepresidente de la FIFA, cargo ocupado después del deceso de Julio Grondona (ex presidente de la AFA), encabeza la lista de detenidos, en la “Operación Suiza”, que tiene como0 objetivo terminar con la corrupción en el fútbol mundial, controlado por la FIFA.

El departamento de Justicia de los EEUU, en nota pública, aclaró:

(Los presos) hacen parte de un esquema de 24 años para enriquecer a través de la corrupción en el fútbol”.

La nota se refería a la prisión de 7 dirigentes de la FIFA, en Suiza, entre ellos, el ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), José María Marín.

La operación fue encabezada por autoridades suizas, con ayuda del FBI, que, a 2 días de las elecciones para la presidencia de la FIFA, detuvo a 7 dirigentes (14 son los acusados) por extorsión, fraude y conspiración, para lavado de dinero, entre otros delitos, en un “esquema que dura hace 24 años para enriquecer a través de la corrupción en el fútbol”.

Los detenidos en Suiza son: José María Marín, Jeffrey Webb, Eduardo Li, Julio Rocha, Costas Takkas, Eugenio Figueredo y Rafael Esquivel. 

Autoridades norteamericanas explicaron que EEUU intervino en la operación porque muchos de esos delitos fueron cometidos en la Concacaf, que tiene su sede en Miami, lugar donde será ejecutado un mandato de búsqueda.

viernes, 22 de mayo de 2015

SERÁ CRIMEN, CONSTRUIR OTROS PREDIOS QUE NO SEAN DESTINADOS AL DEPORTE, EN LOS TERRENOS DONDE FUNCIONA LA CANCHA DE BOLÍVAR EN TEMBLADERANI

 
La cancha de Tembladerani, administrada por Bolívar, es de la población paceña y no puede ser motivo de especulación inmobiliaria. Los documentos de concesión, de 1942, lo dicen.
A propósito del estudio de suelos que se está realizando en la cancha de Tembladerani, administrada por Bolívar, y de especulaciones que indican que en ellos se construirán complejos habitacionales, les recuerdo que el 20 de agosto de 2013, con el título “Club Bolívar (Q.E.P.D.)” publiqué un comentario en este blog, analizando la situación de la institución celeste de La Paz. En ese texto, expliqué en un párrafo específico, cómo Bolívar consiguió los terrenos donde actualmente se encuentra la cancha de Tembladerani, y los compromisos asumidos por el club para administrar los mismos. El párrafo en cuestión, lo reproduzco a seguir:  

“Noten que el estadio “Simón Bolívar” en Tembladerani,  siquiera fue tocado y no fue albo de las atenciones de BAISA S.R.L. ni del directorio de Loayza, porque simplemente ese predio no puede ser transferido ni  “a título gratuito ni oneroso”, porque sus 24.934 m2 tienen origen en una cesión  del gobierno nacional, “a título gratuito”, a través del entonces Comité Nacional de Deportes, en 30 de octubre de 1942. Por ello, el gobierno actual, por medio del Vice Ministerio de Deportes, puede, si desea, recuperar los predios de Tembladerani, porque el Club Deportivo Bolívar, hoy BAISA S.R.L., no cumplió los términos del compromiso de 1942 que decían que “se obliga a construir un campo de deportes y estadio, comprendiendo los siguientes deportes: fútbol, básquet-bol (sic), tennis (sic) , pelota vasca, y natación; en el termino de veinte años (hasta 1962) (…), en caso contrario el Comité (Nacional de Deportes) exigirá la reversión de dichos terrenos.”  Por ese documento,  la hipoteca por Un Millón de Dólares en favor de Marcelo Claure y otras, solo deberían tener  valor legal, desde que esos dineros sean destinados a la construcción e los predios arriba indicados, cosa que no está aconteciendo.  En otras palabras, los terrenos de Tembladerani  y el “estadio” no rendirán ganancias, ni empresariales, ni personales. Entonces, que se caiga de viejo.”

Para quien desee volver a leer todo lo escrito el 20 de agosto de 2013 y entender la relación de BAISA con Bolívar, el link es el siguiente:

http://boliviafutbolclub.blogspot.com/2013/08/club-bolivar-qepd.html



PARA VOLVER, CAPDEVILA DEPENDE DE OTROS ARREGLOS EN BOLÍVAR

 El retorno del español José Luis Sánchez Capdevila a Bolívar, depende de las negociaciones de la institución con otros jugadores extranjeros que jugaron en otros equipos de Bolivia, y que están siendo apalabrados por los dirigentes; por lo tanto, no hay nada de sueldos y/o aumento de los mismos para su continuidad.


El jugador manifestó que no pidió ningún aumento y que está esperando el comunicado de los dirigentes para volver a La Paz.

Bolívar no se manifestará al respecto, mientras esté negociando con otros futbolistas.

Según veo, en las entrelineas, el español tiene apenas 20% de posibilidades de retornar a Bolívar.

miércoles, 20 de mayo de 2015

BOLÍVAR Y THE STRONGEST, UN “BOCA A BOCA” LAMENTABLE













Los presidentes de Bolívar, Guido Loayza (a la izquierda, arriba), y de The Strongest, César Salinas (a la derecha en la foto), intercambiaron duras críticas en las últimas horas.

El asunto principal de la disputa es la impugnación presentada por el Tigre, que deseaba los tres puntos del partido frente a Petrolero, equipo que había contrariado los reglamentos.

Loayza criticó la impugnación solicitada porque consideraba que los puntos hay que ganarlos en cancha.

Salinas criticó la crítica de Loayza, por considerar justo el pedido de impugnación.

El triste episodio, en realidad, es una muestra de la fragilidad institucional de las entidades que rigen al fútbol boliviano, entiéndase Federación Boliviana de Fútbol, Liga del Fútbol Profesional Boliviano, Asociación Nacional de Fútbol y asociados en general.

Nadie, absolutamente ninguna de estas instituciones, respeta lo escrito por ellos mismos.

El fútbol boliviano es un barco a la deriva, que sobrevive gracias al mísero dinero que entra a sus arcas, proveniente de la millonaria Conmebol y de los medios televisivos que compran, en acuerdos oscuros, los derechos de televisión de sus torneos.

En realidad, ese dinero es lo que realmente interesa, y no más el honor de ser campeón.

Pero lo más indigno es que los dirigentes se dicen de todo, a través de los programas deportivos, radiales y televisivos, cuyos micrófonos deambulan en sus escritorios, sin disimular apoyos a éste o aquél dirigente.

Creo que los medios de comunicación no deben dar cabida a despropiarías de ningún dirigente, por más publicidad o acuerdos que tengan con ellos, lo que, además, de por sí, es ya  un atentado contra el propio periodismo, porque ventas, y compras, no tienen nada que ver con periodismo.

En Bolivia, los programas deportivos (no todos, felizmente) se convirtieron en verdaderos escenarios para personas que desean aparecer, buena o malamente. Es necesario saber distinguir entre lo que es noticia o no. 

Definitivamente, falta profesionalismo en el fútbol boliviano, inclusive en los que realizan la cobertura periodística.   

LA PRÁCTICA DEL FÚTBOL EN BOLIVIA, ES PARA POCOS

Sería cómico, si no fuese trágico.
 Hasta hace pocas décadas, en La Paz, Bolivia, el fútbol era considerado el deporte más popular por la facilidad que había para ser practicado.

Era una constante ver a niños jugando en parques, escuelas, colegios, universidades, o simplemente en las calles de tierra, sin el peligro de ser atropellados por un motorizado, tan pocos eran éstos en la ciudad.

Muchos, entonces, culparán al “progreso” por la falta de campos deportivos y espacios en donde los niños puedan “chutear” una pelota y practicar el fútbol.

Sin duda que el crecimiento urbano y el aumento de habitantes terminaron con los espacios públicos destinados a la práctica deportiva, pero, sobre todo, es la especulación inmobiliaria la que, sin ninguna vergüenza, sepultó la práctica futbolera popular.

Los pocos espacios públicos que quedan, si bien con más y mejores condiciones de infraestructura,  se volvieron propiedad de sindicatos, de juntas vecinales y de instituciones corporativas y corporativistas. Todos cobran por la utilización de esos espacios, pero nadie sabe para dónde va lo recaudado.

En esas mismas canchas, construidas con el dinero del estado, se imparten cursos de fútbol, a través de “academias” particulares, y hasta los equipos profesionales cobran mensualidades en sus “escuelas”.

Hoy, juegan fútbol quienes tienen mayores posibilidades económicas.

Después nos preguntamos por qué no hay revelación de futbolistas en Bolivia.