viernes, 29 de abril de 2016

ELECCIONES EN LA LIGA, MÁS DE LO MISMO




Miguel Ángel Antelo, Jaime Oña y Marco Peredo son los candidatos para presidir la Liga del Fútbol  Profesional Boliviano.

Quienes son, de dónde vienen y a quienes representan, es lo de menos.

Lo de menos, porque lo más importante, o sea, qué es lo que pretenden hacer, nadie sabe.

Sus propuestas, nadie las conoce y las elecciones están marcadas para hoy.

Nuevamente, el elegido ocupará el cargo, representando a una parte de los 12 equipos que forman la Liga.

Los arreglos para ganar apoyo son entre ellos, entre amigos, como siempre.

La opinión pública, la hinchada, los aficionados, en fin, los que viven el día a día del fútbol, no les interesa.

Pregunto: ¿Cuándo aparecerá una persona en el fútbol boliviano que diga, “quiero elegirme, éstas son mis propuestas”?


Salen y entran presidentes de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano, de la Asociación Nacional de Fútbol (ANF), de clubes, etc., etc., presidentes de todo, pero nadie conoce sus planes de trabajo en base a los que quieren ser, o fueron elegidos.

jueves, 28 de abril de 2016

LA NUEVA LEY DEL DEPORTE EN BOLIVIA


Está en la mesa de trabajo del presidente Evo Morales, la Nueva Ley del Deporte.

Basta su firma y estará promulgada.

Para el fútbol en particular, es un avance.

La cancha debidamente rayada.

Ninguna persona que quiera entrar en ella, podrá subvertir sus reglas.

La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y dependientes, instituciones y personas, tendrán que ajustarse a la Nueva Ley para poder actuar dentro del deporte, formando parte del estado boliviano, como cualquier otra institución pública o privada.

Es el fin de aventureros que veían en el fútbol una forma fácil y segura de enriquecer y alimentar sus ambiciones personales, ambiciones de negocios y/o políticas.

Lo más visible e importante de la nueva Ley es la exigencia de transparencia en la administración de recursos y la imposibilidad de que dirigentes no permanezcan por más de dos gestiones en sus cargos.

Obviamente que hay muchas cosas que ajustar de aquí para adelante, pero se está dando el primer paso.

La Federación Boliviana de Fútbol, que deberá reformular sus estatutos de inmediato, tendrá que hacerlo ahora llevando en cuenta la Nueva Ley del Deporte.

miércoles, 27 de abril de 2016

PARA ENTENDER A CRISTIANO RONALDO Y ALEJANDRO CHUMACERO


Cristiano Ronaldo estuvo sentado en la platea para ver a su Real Madrid, empatar con el Manchester City (0 X 0), por la semifinal del torneo inter clubes más importante del mundo: la Champions League.

El hecho, es un ejemplo de cómo un futbolista profesional y el club para el que trabaja, deben comportarse delante de las circunstancias.

No estando cien por ciento físicamente, no entra a la cancha, por más Cristiano Ronaldo y Real Madrid que sean.

El club, cuida su patrimonio, el jugador cuida su futuro.


Ojalá Chumacero y The Strongest hayan captado el episodio. 

martes, 26 de abril de 2016

OSCAR VILLEGAS Y EL DESAFÍO DE NO SER VLADIMIR SORIA

Oscar Villegas, nuevo entrenador de Bolívar.
La dirigencia de Bolívar reaccionó y tomó providencias.

Canceló el contrato de Insúa y el argentino ya no tiene vínculos con la institución.

Asume el cargo de entrenador de la Academia, Oscar Villegas, hermano de Eduardo Villegas, que era encargado de preparar a los jóvenes pre profesionales.

Oscar Villegas tiene su gran oportunidad, con posibilidades de engalgar cargos profesionales.

Desafío difícil, porque deberá demostrar dónde estaban los errores de un elenco de 27 futbolistas, del que Insúa no pudo formar un equipo.  

En un fútbol en dónde ser buen entrenador significa errada, pero necesariamente, ser campeón, Oscar Villegas juega su principal partido.


Ojalá no le quede recorrer el mismo camino que Vladimir Soria, eterno “ayudante de campo”, que, por lo visto, no goza de la confianza de los dirigentes de Bolívar.  

lunes, 25 de abril de 2016

BUENA DISPOSICIÓN DE MARCELO CLAURE, PRESIDENTE DE BOLÍVAR

Vía Twitter, el presidente de BAISA, que detiene la marca Bolívar, manifestó su desagrado.
En una actitud que realmente es de su competencia, Marcelo Claure pidió (que en el caso es lo mismo que anunciar) sanciones para Flores, Bejarano y Eguino, futbolistas de Bolívar expulsados durante el juego contra Wilstermann (0 x 2).

Esas expulsiones colocaron al equipo de Bolívar en una situación futbolística muy precaria en el cotejo.

Por eso mismo, la imagen de Bolívar salió arañada.

Si Claure, presidente de BAISA que detiene todos los derechos de la marca Bolívar hasta el año 2.028, actuara de esa forma, haciendo gestión y cuidando de los casos institucionales, creo que las cosas funcionarían mejor en la institución.

Porque, definitivamente, la parte técnica y futbolística, la debe dejar para los que entienden del asunto.

Y eso envuelve la contratación de futbolistas y entrenadores. 

WILSTERMANN DESCONCERTÓ A BOLÍVAR

Wilstermann de Cochabamba jugó mejor que Bolívar y festejó en el estadio Hernando Siles de La Paz. 
Después de lo que vi ayer domingo en el estadio Hernando Siles, no me sorprende que el equipo de Wilstermann de Cochabamba esté ocupando el primer lugar del torneo Clausura de la Liga del Fútbol Profesional Boliviana, con 33 puntos.

Su presa de la fecha fue Bolívar, que demostró el por qué apenas tiene 17 unidades y está residiendo en el lugar número 9, entre los 12 posibles.

Wilstermann es un equipo muy equilibrado en sus tres líneas y la pose de balón es equitativamente dividido entre ellas, en el sentido vertical, siempre rumbo al arco contrario, aunque para ello tenga que circular algunas veces por las bandas, a procura de espacios.

Para realizar sus jugadas, el equipo rojo se importa mucho con la recuperación del balón y lo hace de una forma contundente, por arriba y por abajo.

Esa forma de jugar fue la que molestó a Bolívar, que no tuvo oportunidad de subvertir la disciplina táctica del equipo cochabambino.

De ahí, fue un pasó para el descontrol celeste.

Descontrol táctico y, peor, descontrol emocional. Tres jugadores (Flores, Bejarano y Eguino) expulsados fue poco.

Los dos goles del equipo de Zamora (Diaz, 55´, y Morales, 93´), fueron producto de la suma de esos dos factores negativos del equipo de Insúa.


Se nota que Wilstermann es puntero porque su ambiente exhala unión, mientras que, todo lo contrario, Bolívar es un elenco formado por varios grupos, divididos y desencontrados, como sus tres sectores en cancha.

viernes, 22 de abril de 2016

THE STRONGEST FUE MERECIDAMENTE ELIMINADO

Como Chumacero, los jugadores de The Strongest solo fueron alma, vida y corazón. Les faltó fútbol.
Dentro del campo de juego, los futbolistas de The Strongest, frente al Sao Paulo, procuraron los dos goles que les daría la clasificación, no hay que negar.

Procuraron de todas las formas; dominaron el partido, tuvieron la pose balón, atacaron, en fin, buscaron la victoria. Y no la consiguieron.

¿Qué pasó?

Pasó que al frente tuvieron a un equipo que sí, sabía lo que quería, el Sao Paulo.

Bauza, su entrenador, colocó en la cancha a 11 jugadores que le responderían a su planificación para las circunstancias. Y algunos de ellos no eran titulares.

Mientras el equipo de The Strongest era, todo alma, vida y corazón, el onceno de Sao Paulo era razón. Razón para marcar disciplinadamente y hasta para ganar o perder tiempo. Y razón para buscar y conseguir los balones parados, como alternativa para llegar al gol. Y así fue.

Después del empate en el primer tiempo, cuando los dos goles ya habían sido marcados (Ernesto Cristaldo, a los 28´, y Jonathan Calleri, a los 43´), el entrenador  argentino, Bauza, del equipo brasileño, a los 65´, sacó la carta que tenía guardada: Paulo Henrique Ganso, quien se encargó de dar el ritmo a un partido en el que el tiempo era un factor a considerar.

El equipo de The Strongest era siempre para adelante, pero en los moldes de una gran manifestación callejera, que se sale del control de sus cabecillas. Perdió el rumbo.

Los pelotazos y cruces rumbo al área grande saopaulina, eran los únicos argumentos. Muy poco.

Y perdió la clasificación por falta de planificación de organización, dentro y fuera de la cancha.

Porque los dirigentes llegaron al absurdo de permitir que una persona que llegó 24 horas antes al país, el entrenador César Farías, entre a la cancha para dirigir a un equipo cuyo elenco no conoce. Porque para conocer a un jugador no es suficiente saber que él es zurdo o diestro, o que cabecea bien y tiene una buena impulsión, es mucho más que eso. El jugador de fútbol es una persona con carácter y comportamiento. Y a esa persona se la conoce a través del tiempo, de los entrenamientos, de la convivencia.

Por todo ello, The Strongest, al igual que Bolívar, no merecía estar entre los mejores 16 equipos del torneo, porque para eso, es necesario ser una institución profesional.


Y está por demás demostrado que en Bolivia las instituciones futbolísticas están profesionales, no son profesionales. Dos verbos completamente distintos.