sábado, 28 de mayo de 2016

LA SELECCIÓN DE BALDIVIESO COMIENZA HOY AVENTURA NORTEAMERICANA

Baldivieso sonríe mostrando palabras escritas; falta que nos muestre hechos positivos en la selección.
En el fútbol boliviano, los jugadores con capacidades de selección y condiciones de alta competencia internacional, pueden ser contados con los dedos.

De cierta forma, eso facilita el trabajo, pues no hay mucho para escoger. Pero, así mismo, hasta ahora no tenemos un equipo base, no se conocen nombres a los que la opinión pública pueda nombrarlos y llamarlos como titulares de la selección boliviana. Sobran dudas e interrogantes.

El desfile de jugadores fue de tal tamaño, que las convocatorias para las 6 fechas de las Eliminatorias a Rusia-2018 y para la Copa América Centenario, más parece una forma de justificar apariencias de renovación.

La mala planificación, está reflejada en los 47 futbolistas que el entrenador Baldivieso llamó bajo la palabra de orden “hechos y no palabras”, pero hasta ahora nada de concreto. Fueron más palabras que hechos o, mejor, que conquistas en las canchas.

Esta noche, en el amistoso frente a la selección norteamericana (20h00 en el Kansas City), ciertamente tendremos un equipo diferente al último presentado frente a la Argentina el 29 de marzo último.

Espero no oír justificativas como “falta de tiempo” para entrenar, porque todas las selecciones tienen exactamente el mismo periodo para su preparación. La diferencia está en los criterios.

miércoles, 25 de mayo de 2016

EL TORNEO CLAUSURA DEL DESLUCIDO FÚTBOL BOLIVIANO, CONCLUYE HOY

Hoy concluye el Torneo Clausura- 2016, uno de los más opacos de la Liga del fútbol Profesional Boliviano.

Dejando claro que Wilstermann de Cochabamba es un justo vencedor por su desempeño en la conquista de puntos, sobre todo como visitante, todos los equipos tuvieron serísimos altibajos técnicos y administrativos.

El torneo que termina, es la repetición de un círculo negativo que se repite campeonato tras campeonato, año tras año; o sea, baja cualidad, dentro y fuera de las canchas es latente.

Fuera de las canchas, lo más absurdo es la costumbre que los llamados dirigentes tienen de firmar contratos que no los cumplen, dejando deudas y problemas para los próximos que se animen a asumir la dirección de sus instituciones.

Dentro de las canchas, los que se siente y se ve es indisciplina y fútbol de baja cualidad, debido a la formación de grupos de jugadores, descontentos con los atrasos en el pago de sus sueldos, lo que conspira contra la formación de equipos, contando con la pasividad de entrenadores, que muchas veces se suman a uno de los grupos, lo que determina los fracasos seguros.

El elevadísimo índice de goles que se marca en el fútbol boliviano (promedio de 3 tantos por cotejo) podría ser un dato favorable, pero, al contrario, es pura ironía, pues se trata de la muestra más clara de la deficiencia técnica, porque no existen torneos más fáciles de marcar goles, que los de la Liga nacional.

Esa caótica situación en los campeonatos, se debe a la irresponsabilidad de los dirigentes que, en su mayoría, se entrometen  en la formación de los equipos, y, sin ningún criterio profesional, contratan futbolistas, lo que redunda en la bajísima calidad técnico táctica del fútbol boliviano.

Los entrenadores extranjeros, con rarísimas excepciones, llegan a Bolivia cargando fracasos anteriores, debido a su baja formación y/o inexperiencia. A eso se suma la desconfianza que se tiene con relación a la capacidad de los entrenadores nacionales, donde también hay contadas excepciones.

Finalmente, el círculo es cerrado, por la actividad de FABOL, la organización que representa a los futbolistas profesionales, cuya único motivo de sus existencia parece ser presionar para que la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) repase recursos económicos a los clubes de la Liga, para que ésta, a su vez, cumpla con los contratos firmados con sus futbolístas. El paro, la huelga, son los únicos  argumentos que se conocen respecto de las actividades de FABOL, cuyos dirigentes o representantes nadie sabe como son elegidos.

Y qué decir de los árbitros bolivianos, los peores pagados en sudamerica, cuya deficiencia técnica es producto justamente del caos en el que realizan su actividad.

Con ese guión, está acabando el Torneo Clausura y ciertamente comenzará el Torneo Apertura.

Mientras tanto, hagamos de cuenta que tenemos un fútbol profesional en Bolivia.     

domingo, 22 de mayo de 2016

WILSTERMANN PUEDE SER CAMPEÓN HOY

Hinchas de Wilstermann preparan bandera gigante para llevarla a la cancha. (Foto: Opinión).

En Cochabamba se prepara la fiesta.

A partir de las 16h00, en el estadio Félix Capriles, como local, Wilstermann enfrentará al Petrolero y con un empate podrá consagrarse campeón del Torneo Clausura de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano, faltando una fecha para que concluya el campeonato.

Llegó a esas instancias por méritos propios, porque en el fútbol también es mérito aprovechar las fallas y, en este caso, desorganización de los adversarios.

De ser campeón, gran parte de ello se deberá a los puntos conquistados fuera de Cochabamba, cuando visitaba a equipos que apenas ahora están demostrando que podían haber trabajado mejor y lo hicieron mal, inclusive Bolívar y The Strongest.

Hace muchos años que La Lajta (como también es conocida Cochabamba) no tiene expectativa de fiesta grande.

Por eso, los que aprovechan para ganar dinero en esas ocasiones, lo hacen; muchos, sin escrúpulos.

Se espera lleno completo (40.000 personas), siendo que 24 mil entradas “desaparecieron”, como por arte de magia, 72 horas después de ser colocadas a la venta.

Por eso, muchos hinchas tendrán que pagar precios exorbitantes para poder asistir al cotejo.

Es un caso, digno de investigación. Investigación que debe comenzar dentro de la propia institución wilstermanista.

Lo que no quita el mérito del cuerpo técnico y jugadores.

miércoles, 18 de mayo de 2016

LESIÓN "FANTASMA” NO PERMITIRÁ QUE ALEJANDRO CHUMACERO ESTÉ EN LA COPA AMÉRICA

Al "símbolo del cambio" en el fútbol boliviano, le está costando mucho la irresponsabilidad colectiva nacional. 
El jugador de The Strongest, Alejandro Chumacero, declaró que no sabe lo que tiene, pero que siente una molestia en la parte baja de los gemelos.

Sería bueno que le pregunte al médico de The Strongest, cuál es el diagnóstico.

Lo cierto es que esa lesión “fantasma” lo sacó de los gramados y alejará al volante estroguista de la selección nacional y de la Copa América, cita a la que todos los futbolistas sueñan asistir.

Es raro ver en el fútbol boliviano, pero los dirigentes del Tigre y el jugador, de forma sensata, descartaron que sea convocado para la selección.

Actitud tardía, porque recordemos que para el partido en el que Bolivia fue derrotada por Argentina, 2 x 0, (el 29.03.2016), por las eliminatorias a la Copa Rusia-2018, Chumacero ya estaba lesionado y así mismo, jugó, fue capitán y “símbolo del cambio en el fútbol boliviano”, promovido por el entrenador Julio César Baldivieso.


Irresponsabilidad colectiva pura, que hasta ahora le cuesta muy caro. 

martes, 17 de mayo de 2016

ES PRECISO CORAJE PARA TERMINAR CON EL CAOS EN LOS EQUIPOS DEL FÚTBOL BOLIVIANO




Está llegando la hora de las definiciones en el fútbol boliviano.

Faltan dos fechas para el fin del torneo Clausura de la Liga y si quieren superar sus niveles en el segundo semestre, los equipos deberán tomar determinaciones contundentes.

A comenzar, con coraje, terminar el vínculo contractual con futbolistas que tienen la pésima costumbre de formar grupos, para presionar entrenadores y dirigentes, haciendo de todo para destruir en lugar de construir un equipo.

Eso pasa en todos los equipos, pero, este año, precisamente, pasó en Bolívar.

Por eso es que los entrenadores que llegan a Bolivia, aparte de demostrar conocimientos técnico-tácticos, deben tener la capacidad de administrar conflictos que tienen que ver también con el comportamiento individual de sus comandados.

Frente a la carencia de grandes futbolistas, triunfos y conquistas en el país, el periodismo deportivo  acostumbra a ensalzar en demasía a jugadores de niveles medianos, los que, inclusive, no están preparados para recibir elogios, dándose demasiada importancia y convirtiéndose en falsos líderes, lo que, al final, es contraproducente para los objetivos deportivos de las instituciones donde juegan.

En el caso de Bolívar, entiendo la preocupación de los dirigentes, cuando anuncian la llegada de un entrenador europeo, porque me parece que lo importante es que ese profesional esté totalmente alejado de la relación personal con los futbolistas, evitando de esa manera que él se sume a uno de los grupos en disputa. Pero no será suficiente, porque la situación llegó a tal punto, que si no hay dispensas de varios futbolistas, la Academia continuará padeciendo, lo que es incomprensible dado que tiene el mejor elenco del país.

El ejemplo de The Strongest con el entrenador  venezolano César Farías es importante tomar en cuenta, porque no siendo previamente amigo de ninguno de los jugadores atigrados, llegó y consiguió colocar las cosas en orden, a comenzar por demostrar que en su equipo no existen intocables. Y el fútbol que el equipo está jugando demuestra que está en lo cierto.

jueves, 12 de mayo de 2016

LA NUEVA LEY NACIONAL DEL DEPORTE, OBEDECE A LA NECESIDAD DE CAMBIAR COMPORTAMIENTOS NEFASTOS EN BOLIVIA

El presidente Evo Morales procede a promulgar la Ley Nacional del Deporte. A su derecha, el vice presidente,Álvaro García Linera, y, a su izquierda, el ministro de los Deportes, Tito Montaño. (Foto: La Razón).
Promulgada la Ley Nacional del Deporte, lo que se espera es que la misma sea el inicio de un cambio en usos y costumbres de quienes se encuentran envueltos en asuntos deportivos en Bolivia.

Quien piensa que la nueva ley fue solamente confeccionada para modificar el comportamiento de dirigentes y sus actividades, exigiéndoles transparencia en sus gestiones, está  equivocado.

Porque, a tiempo de Reglamentar las actividades normativas en la nueva Ley, el  gobierno, como administrador del Estado, también se obliga a modificar su accionar, en base a nuevas políticas deportivas, a partir de la educación, y de incentivos fiscales, para quienes se dispongan a invertir en la formación y mantenimiento de los deportistas.

Está muy bien que se estipule que toda y cualquier institución que desee realizar actividades deportivas, amateurs o profesionales, tendrá que registrarse en el Ministerio de Deportes, porque esa obligación acabará con la presencia de gente y grupos que permanecen controlando instituciones hace muchos años, en un vicio que generalmente lleva a cometer actos de corrupción, debido a la mala administración de recursos que llegan del exterior.

El Comité Olímpico Internacional (COI), las Federaciones Internacionales, la Conmebol y la FIFA, no deben temer ninguna interferencia en sus actividades técnicas en Bolivia, pues la Ley Nacional del Deporte, no estipula ninguna intervención en ese aspecto.

Lo que sí estipula, es el respeto a las leyes bolivianas a través de gestiones transparentes.

No se puede afirmar que la nueva Ley va a solucionar todos los problemas el deporte boliviano, pero significa un avance para intentar salir del fondo del pozo, lugar en el que hace tiempo se encuentra.

martes, 10 de mayo de 2016

EL GOBIERNO BOLIVIANO OBTIENE LA PRIMERA VICTORIA CON LA NUEVA LEY NACIONAL DEL DEPORTE


Si señoras y señores, acrediten, en la imagen que ilustra este post, está escrito el acuerdo al que llegaron el Ministerio de Deportes y la Liga del Fútbol Profesional Boliviano.

Es un papel sin ningún membrete, sin fecha, que da la lamentable impresión de no ser oficial. Pero lo es, porque, en él, están las firmas del ministro Tito Montaño, del presidente de la Liga, Marco Ortega, del secretario general de la Liga, Hormando Vaca Diez, y del tesorero de la Liga, Jaime Oña.

La precariedad física del documento se debe a que la reunión estaba marcada simplemente para que la dirigencia de la Liga presentase los documentos de la entidad, para que el Ministerio de Deportes la reconozca.

Pensándose oportunistas de los buenos, los dirigentes aprovecharon la reunión para que el ministro Tito Montaño firmase un acuerdo de cinco puntos. El ministro no tuvo ningún inconveniente en firmar, pues sabe que, en el fondo, esos cinco puntos representan que, ahora, los dirigentes del fútbol boliviano tendrán que actuar respetando lo que la Ley Nacional del Deporte determina, ley que no era aceptada con el argumento de que el fútbol boliviano solo responde a las directivas de la FIFA.

Lo que los cinco puntos del acuerdo dicen, en copia literal (inclusive con sus errores de redacción), es lo siguiente:

1.    “La Liga del Fútbol Profesional Boliviano procede en la presente fecha a presentar los documentos requeridos para su reconocimiento deportivo por parte del Ministerio de Deportes. El Ministerio de Deportes revisará la documentación presentada para proceder con el reconocimiento de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano.  
2.     Tras la explicación del alcance de la Ley Nacional del Deporte y la aclaración de la no intervención del estado, los representantes de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano expresaron su acuerdo con el texto de la Ley Nacional del Deporte.   
3.    Ambas instituciones conformarán comisiones de trabajo para desarrollar la Reglamentación de la Ley del Deporte. El ministerio de Deporte cursará las notas oficiales convocando al trabajo conjunto. La Liga del Fútbol Profesional Boliviano se comprometió a cursar notas a cada uno de los clubes para el cumplimiento del registro ante el Ministerio de Deportes.
4.    Los representantes de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano reconocen y se comprometen a respetar y acatar las normas jurídicas del Estado Plurinacional de Bolivia.

5.    El Estado podrá establecer los mecanismos de apoyo de acuerdo a la  Ley Nacional del Deporte y su Reglamentación.”

Parece que los dirigentes de la Liga salieron contentos porque el ministerio se comprometió a “no intervenir” (sin especificar en el documento a qué tipo de intervención se refieren) y  establecer “mecanismos de apoyo”.

Obvio que el gobierno no va a intervenir en asuntos del fútbol, pues esa es incumbencia técnica de la FIFA. Pero, sí, podrá intervenir, por  ejemplo, en asuntos relacionados a dineros que llegan provenientes de la FIFA y/o entidades afines, en nombre de Bolivia. Bien como en lo relacionado a contratos de trabajo entre clubes y futbolistas.

Resumiendo, la Liga del Fútbol Profesional Boliviano y sus clubes afiliados, deberán llevar libros contables y declararlos anualmente a instancias impositivas pertinentes, cosa que nunca lo hicieron.


La cancha comienza a ser rayada.