viernes, 23 de septiembre de 2016

FABOL ENTRA EN CANCHA, AHORA CON LA SELECCIÓN


Dinero y fútbol, caminan de la mano.

La cuestión monetaria está siempre presente cuando se trata de hablar del balompié en Bolivia.

Y Fabol - Futbolistas Agremiados de Bolivia, como ya es costumbre, a la cabeza.

Parece una empresa de cobranza y no una asociación.

Ahora, el asunto son los bonos, los premios que los futbolistas bolivianos convocados a la selección deben recibir.

Creo que no está claro para los futbolistas que atender al llamado de una selección es una obligación estipulada por la Fifa.

Y más aún, los jugadores de fútbol deben entender que ir a la selección no significa solucionar sus problemas económicos, es, más bien, un premio que ganan por destacarse en el club para el que trabajan.

El futuro económico del futbolista y su familia, dependerá del contrato que firme con el club al que pertenece.

Selección nacional es cosa completamente diferente.

El dinero es lo último en que un convocado debe pensar.

Y  Fabol sería bueno que explique a la opinión pública, por ejemplo, qué hace por los miles de futbolistas que por el país juegan, en asociaciones, y que no tienen ni para comer, porque permanecen inactivos gran parte del año.

Pero no, Fabol, solo aparece donde hay conflictos e intereses económicos con la Liga y con la Federación.

Si queremos cambios positivos para el fútbol boliviano, hay que pensar también en cambios dentro de Fabol.