jueves, 8 de mayo de 2014

BOLÍVAR, APENAS, COMPETENTE

Ferreira, otra vez, determinante.
No fue heroica, apenas fue una noche competente, porque jugando un segundo tiempo irreprensible, Bolívar logro un empate (1 a 1) que le podrá abrir las puertas a la semifinal de la Copa Libertadores de América, bastando para ello una victoria simple o un empate a cero, el próximo jueves, 15, en el Hernando Siles, de La Paz.

Al contrario de lo que se esperaba, el partido, como la mayoría del torneo, fue de un bajo nivel técnico alarmante y disputado en el medio sector, sobre todo en la parte complementaria, porque, en el primer tiempo, Bolívar atinó al defenderse y Lanús insistió en atacar, pero sin consistencia. Y para ello, fue determinante la disciplina táctica en el fundamente marca del equipo altiplánico, así como el gol tempranero (Benites, 7´) de los locales, gol que, al contrario de despertar ansias de fútbol ofensivo, sirvió para acomodar a los dos equipos, pues el resultado servía para ambos.

Como en el segundo periodo los locales continuaban sin personalidad ofensiva, pese a tocar permanentemente las puertas de la defensa bolivarista, los celestes se soltaron más y comenzaron a presionar no solo en el medio sector, como también en la salida defensiva de los granates.

El trabajo de marca de los laterales Yacerotte, por la derecha, y Capdevilla, por la izquierda, así como de los volantes de contención Miranda y Flores por el medio, no solo facilitaron a su trío de zagueros, como también fueron fundamentales para los contra ataques, pues salían siempre apoyando.

Al final, el golazo de Ferreira (91´) le puso justicia al partido, porque, desde el comienzo, era un juego destinado al 0 a 0; porque el gol de Lanús de tan temprano, no reflejaba la realidad y porque a lo largo del cotejo, ninguno de los dos mereció el sabor de la victoria.

En consecuencia, el equipo más competente se llevó el premio del empate por haber marcado un gol, como visitante.