jueves, 12 de junio de 2014

LA COPA TUVO APERTURA SIN IDENTIDAD


La fiesta de apertura de la Copa no elevó sentimientos.

Nada de diferente. Novedoso.

Esperaba imágenes más brasileñas.

La música en nada me recordó a los ritmos contagiantes que Brasil posee tierra adentro.

Ceremonia que sirvió apenas para entretener y no para ser una tarjeta postal de Brasil.

Mañana, ya estará en el olvido.

Ojalá que la selección, que ahora mismo entra en cancha para iniciar su 20ª Copa Mundial, recupere la identidad brasileña.