sábado, 28 de junio de 2014

BRASIL, SUFRIENDO, AVANZA

Hace un año, el entrenador Luiz Felipe Scolari declaró que en su equipo solo había un jugador titular:
el arquero Julio Cesar.
BRASIL CLASIFICADO
La mano de Luiz Felipe Scolari tiene mucho que ver con la clasificación de Brasil a la próxima fase de la Copa del Mundo 2014.

Hace mucho tiempo, casi un año atrás, el entrenador brasileño anunciaba que, en esa época, el único titular de su equipo se llamaba Julio Cesar, el arquero.

Pues, ese mismo Julio Cesar es el que, al atajar dos penales, dio la clasificación y justificó la confianza de Felipão.

Pero, ojo, la única ventaja que tiene Brasil con relación a los otros clasificados, es que juega de local, si eso se puede llamar de ventaja, dado la gran cantidad de hinchas de otros países presentes a la Copa.

El partido frente a Chile, lo mostró y demostró eso.

Si quiere ser campeón, Brasil debe mejorar mucho, formar más conjunto.  

Uno hasta comprende que ahora es: "quien pierde, cae afuera" y que no es fácil jugar un partido de fútbol con el puñal en la espalda.

Bien que Brasil comenzó mejor, atacando y presionando.

El encarguito de los chilenos fue dado ya en los primeros minutos, agrediendo a Neymar.

En una de esas faltas, el 10 brasileño sintió el golpe y claramente disminuyó el ritmo.

Pero el ataque brasileño no cesaba.

Hasta que en el tercer córner, Neymar colocó el balón al vértice del área pequeña, toque de Thiago Silva y el segundo toque le llegó a David Luiz que, con cierta dificultad, marcó el primer tanto, se jugaban 19 minutos.

A través de la marca fuerte y de los contra ataques, chile equiparó las acciones, evitando la subida de los laterales brasileños Daniel Alves y Marcelo.

Minutos más tarde, cuando todo parecía sobre control para los brasileños, la defensa falló en la salida, justamente por el lado izquierdo, y Alexis Sánchez aprovechó para marcar el gol del empate, a los 32 minutos.

El gol pegó de sorpresa a los brasileños que comenzaron  insistir en el ataque con Neymar fustigando bastante a los intentos de marca de la defensa chilena.

En el segundo tiempo, como no podía ser de otra forma, Brasil se fue al ataque, pero Chile, muy disciplinado tácticamente, presionó la salida brasileña y no dejo que los locales crearan jugadas claras de gol.

A partir de los 30 minutos de la complementaria solo dio Brasil en campo, pero sin posibilidades reales de gol.

Se fueron al alargue, que fue un complemento del segundo tiempo normal, con Brasil en el atque.

Casi al final, después de un verdadero sofoco brasileño en la defensa chilena, apareció, como por arte de magia, un  balón para Pinilla que casi sorprende a Julio Cesar, con un disparo fuerte que se estrelló en el travesaño.

Brasil tuvo un ataque más, pero no dio, el tiempo acabó.

Penales para saber quién avanza.

Convirtieron para Brasil (3), David Luiz, Marcelo y Neymar; para Chile (2), Aranguiz y Diaz.