martes, 17 de junio de 2014

FUERON VER A BRASIL Y SE ENCONTRARON CON OCHOA


 GRUPO A

Cuando juega Brasil todos esperan un fútbol rellenado a jugadas de efecto, bonito y convincente.

No podemos olvidar que Luiz Felipe Scolari es un entrenador que desea siempre que su equipo sea funcional antes que espectacular.

Y la selección brasileña es un equipo funcional, sobre todo cuando  se defiende, pero con libertad posicional cuando ataca.

Eso se vio en el primer tiempo contra México, cuyo equipo sabe defenderse y sorprender.

Sobre todo contra Brasil.

La libertad de Neymar para transitar en todo el terreno, de la línea divisoria para adelante (al contrario de lo que ocurre en el Barcelona), es la novedad del equipo local, hasta para zafarse de una marca siempre precisa.

Pero no fue suficiente.

Funcionó a medias, porque, durante todo el primer tiempo, los mexicanos jugaron con cinco jugadores en el medio sector y cinco en la última línea, dificultaron cualquier amague de creatividad brasileña.

Dentro de ese panorama, Brasil solo consiguió llegar dos veces con chance de gol: una en cabezada de Neymar (25´), y otra con Paulino (43´), pero el arquero, con gran reflejo, evitó el gol.

Para el segundo tiempo, Felipão promueve el ingreso de Bernard (en lugar de Ramírez) que va a ocupar el lado derecho y Neymar se posiciona en la izquierda.

Pero, para sorpresa de toda la hinchada presente Castelão, México es que comenzó jugando mejor el segundo tiempo, disparando varias veces desde fuera del área grande.

A los 22´st. Fred, perdido entre los zagueros mexicanos, sale para dar lugar a Jô.

El ataque brasileño mejora, pero los mexicanos continúan defendiéndose bien con 9 jugadores.

Y como defender cansa mucho más que atacar, se nota un cierto desgaste mexicano. Para aliviar, a los 70´, el entrenador mexicano coloca a Chicharrito en campo en lugar de Peralta, como alternativa de  sorpresa.

Los cambios surten efecto: en el medio campo mexicano y en el ataque brasileño, pero en vano, pues hay un jugador absoluto en cancha: Ochoa, el arquero mexicano.

Culpa de él para que el juego termine 0 x 0.

Una vez más, México se agranda frente a Brasil.