viernes, 13 de junio de 2014

HOLANDA HUMILLÓ A ESPAÑA 5 x 1


GRUPO B

Podríamos hablar del primer tiempo cuando se fueron al descanso empatados 1 x 1.

Pero el segundo tiempo fue tan sorprendente, que difícilmente el más entendido de los analistas de fútbol imaginaría. Por más holandés que fuere. Imagínense los españoles.

Fue el típico juego en el que la palabra mágica del fútbol se impuso: confianza.

Confianza en sus propias posibilidades y su propio destino.

Holanda no solo se vengó de la derrota sufrida en la final de África-2010, como también se dio el lujo de humillar a los últimos campeones del mundo.

Que en  el segundo tiempo pesó la mayor juventud de los holandeses, sobre todo en el medio sector, eso no se puede negar, pero, tuvo un peso mayor, creo, los pases siempre ofensivos de los victoriosos, precedidos por una marca a presión en todos los sectores.


Es difícil dar destaque a un solo jugador más aún tratándose de un preciosista juego de conjunto de los holandeses.