miércoles, 18 de junio de 2014

EL ROJO DE CHILE SE QUEDA EN LA COPA, EL DE ESPAÑA...


GRUPO B

No hay motivos para buscar explicaciones.

Chile fue más equipo, si por equipo entendemos conjunto, bloque, unidad.

Confirmando su gran fase generacional, los chilenos fueron superiores a los españoles en fútbol y en equipo.

A los 20 minutos quedó formalmente demostrado que los chilenos querían el partido.

Recuperación e balón en la intermediaria derecha, avance con cambio e pases, triangulación perfecta y conclusión de la jugada por parte de Vargas: 1 x 0.

España, herida y dolida, como un toro en final de faena, se mandó al ataque, pero como hace muchos años no se veía, desordenada.

Con gran personalidad, los chilenos marcaban, recuperaban y atacaban, sin tregua.

Hasta que en una de varias faltas sufridas, Vargas cobró un tiro libre y Casillas, quién diría, en lugar de encajar el balón, dio rebote y Aranguiz aprovechó para colocar el esferico en el fondo del arco, para delirio de la hinchada chilena que invadió el Maraca en gran número, y pesadilla de los españoles en Río de Janeiro y en España.  2 x 0.

Como no podía ser de otra forma, los españoles volvieron para el segundo tiempo decididos a encontrar el camino del gol. Y partieron con todo, pero el desorden continuaba.

Chile, más cauteloso, concedió el terreno, pero seguía marcando bien y partiendo en velocidad para el contra ataque, mejor.

Y esa fue la tonalidad del partido hasta el final.

Chile recuperaba el color rojo para sí e inscribía su nombre en los octavos de final.

A los chilenos les esperan los holandeses para decidir en cancha quién será el primero del grupo B.

A España le queda la obligación de despedirse bien frente a Australia, culminando la caminata de una generación de futbolistas que le dieron muchas glorias y un campeonato mundial.

Ambos cotejos se jugarán el 23 de junio.