miércoles, 10 de octubre de 2007

Nuestras dos selecciones y la altura


Ya dijimos en este blog que no es oficio del periodista deportivo convocar jugadores y mucho menos armar el equipo para los entrenadores, aún se tratando de la selección nacional.

El único responsable por las consecuencias provenientes de los resultados alcanzados, será del técnico, Edwin Sánchez.

Pero una cosa está clara por lo menos para mí: aún no tenemos equipo.

Cuanto más dos equipos, para la “altura y para el llano”, como dejó a entender el entrenador nacional.

Me parece interesante la idea de preparar a los legionarios para jueguen los partidos como visitantes y a los jugadores domésticos para encarar los compromisos de locales.

Muy interesante, pero no creo que funcione.

En el único sector en el que, felizmente, contamos con varias alternativas, es el ataque.

En el medio campo y defensa, una vez más, hay carencias.

No creo que tengamos elemento suficiente para darnos el lujo de dividir la selección en dos equipos, por más interesante que pueda parecer la idea.

Lo único que se consiguió con ello, es atizar más la cuestión de la altura, dando argumentos para los que desean borrar del mapa a la ciudad de La Paz, como sede de las Eliminatorias, a no ser que la Federación Boliviana de Fútbol y el entrenador Erwin Sánchez quieran eso.

Si nosotros mismos mostramos preocupación al preparar un equipo para la altura y otro para el llano, imagínense lo que están preparando los médicos de la FIFA para el encuentro del 23 de octubre en Suiza.

Una vez más, estamos dando armas al enemigo.