jueves, 4 de octubre de 2007

Mauro Cuéllar anuncia que cumplirá su mandato en Bolívar


En entrevista exclusiva al programa Futbolmania de Radio Fides de este jueves, el presidente licenciado de Bolívar, Mauro Cuéllar (foto), dijo que la actual directiva se quedará en su cargo hasta el final de su mandato (diciembre de 2008).

Pícaro como siempre, Cuéllar aprovechó uno de los programas de mayor audiencia para anunciar que no renunciará, que su grupo tiene planes para continuar dirigiendo a Bolívar.

Pienso que él se licenció del cargo para evitar nuevamente problemas con la justicia y al formar un grupo colegiado para dirigir al club, evita colocar a un dirigente en la inminencia de ser preso.

Está en su derecho, porque muchas de las deudas, su directiva las heredó.

Cuéllar habló como presidente y dijo que cuando el recibió el cargo, en 1999, el club Bolívar también estaba mal financieramente y con un equipo no clasificado a ningún torneo internacional.

Con eso dio a entender que nadie le puede pedir que deje el club, mucho menos saneado económicamente.

Contó que el patrimonio del club (el Gran Centro y el estadio de Tembladerani) están “hipotecados pero no judicializados”.
Contó y criticó los planes de un grupo de bolivaristas que quiere asumir las riendas del club, pero que esos planes significarían dividir a la institución en dos: una institucional y otra futbolística.

Explicó que Guido Loayza, quien estaría al frente de ese grupo, nunca fue socio del club Bolívar, por lo tanto, sin condiciones de asumir cargos.

“No me parece una buena idea”, dijo, a tiempo de comunicar que su grupo tiene otra propuesta para solucionar los problemas financieros.

Dijo que en los más de 2 mil metros cuadrados en el Gran Centro de Obrajes se puede construir tres grandes edificios: uno que sería la sede del club, otro para venderlo y pagar las deudas, y el tercero como forma de ingresos.

Con respecto al directorio anterior al suyo (Mario Mercado e hijo), dijo que nunca llevó contabilidad y que é nunca quiso pedir, por ser muy amigo y porque “lo hicieron todo en nombre del club”.

Confesó: “Nunca pedí informaciones a respecto de los terrenos de Alto Irpavi, de la gasolinera de Obrajes (frente al Gran Centro) y de la casa en el centro de la ciudad”.
Comentó que mucha gente no quiere, pero “tengo salud para seguir colaborando con el club Bolívar el próximo año. Ya iniciamos conversaciones con varios jugadores y ellos quieren quedarse y otros quieren venir”.

Lamentó que a pesar de tener un buen equipo, Bolívar tenga que ver el Hexagonal por televisión.

“Era un buen grupo, pero no sé por qué no funcionó”, concluyó.