jueves, 11 de octubre de 2007

La difícil misión de ser el mejor







Kaká, Messi y Ronaldinho (fotos de izq. a der.), en ese orden, son los mejores del mundo en este momento futbolístico.

Por todo lo que realizaron este año y por lo que representan para sus clubes y países, son serios candidatos al “Mejor Futbolista” de 2007.

Creo que Kaká tiene ligera ventaja por su continuidad y regularidad.

Es un jugador moderno, que alía talento latino con fuerza europea.

Es un fuera de serie que juega siempre para adelante, en velocidad o gambeteando, pero siempre con la mirada puesta en el arco adversario.

A ello se suma su humildad, necesaria para administrar la fama y no exponer su vida particular para el mundillo de la mediocridad crítica.

A Messi le sobra talento y aún, creo, no mostró todo lo que puede.

Por eso, sería muy temprano darle un premio de ese quilate, porque aún no está preparado para ello, correría peligro de perderse y el fútbol de perder un fuera de serie; el reconocimiento ciertamente le llegará.

Ronaldinho, viene recuperándose de lesiones físicas y psicológicas.

Durante mucho tiempo se guardó para el fútbol y solamente fútbol.

Cuando decidió divertirse, al final nadie es de hierro, la crítica gratuita, aquella que no esita en glorificar y sacrificar, le cayó con todo el peso.

Puede aún recuperarse del todo, pero desde que cambie de aires.

Como ya lo dijimos aquí mismo, el Chelsea será su próxima parada.