miércoles, 17 de octubre de 2007

Bolivia juega contra Colombia y contra su previsibilidad


El equipo principal de Bolivia entra a la cancha esta tarde para enfrentar a Colombia, con el fin primario de rescatar la confianza de la afición boliviana.
Y la única forma de hacerlo es jugando bien y, si posible, vencer.

Por coherencia, el entrenador Erwin Sánchez debiera colocar en la cancha a un equipo cuya base debe estar formada por los hombres que se quedaron en La Paz a ver por televisión la desastrosa derrota frente a Uruguay.

Las chances del equipó nacional para clasificar a la Copa de Sudáfrica están intactas, más aún con las derrotas como locales de Ecuador y Venezuela, y los empates de Colombia y Perú.

O sea, nunca estuvo tan cierta la teoría de que país que no pierda puntos en su casa tiene más posibilidades de clasificación.

Los jugadores nacionales deben tener en cuenta que no solo jugarán y buscarán la victoria para el público que esté en el Siles, lo harán también para millones de bolivianos del interior y exterior del país.

Pero, lo más crucial, es que estarán siendo vistos por otros tantos hinchas nacionales y extranjeros, que desean ver las Eliminatorias lejos de La Paz.

Será, sin duda, un partido difícil porque los colombianos querrán recuperarse de su tropiezo frente a Brasil y para eso nada mejor que enfrentar al “equipo más frágil”, como es considerado el boliviano.

De los jugadores nacionales ya se sabe hasta donde pueden dar dentro de la cancha, no se les puede exigir mucho.

Lo que sí espero, de una vez por todas, es ver hasta donde llega la capacidad táctica del entrenador Erwin Sánchez. Si sabe aprovechar las características de sus comandados.

Deseo apreciar las alternativas de movilización que sus jugadores puedan presentar durante el cotejo, eso se llama Sistema Táctico.
La capacidad de un entrenador se mide por la capacidad de usar el factor sorpresa de su equipo.
Cuanto más previsible es un conjunto de jugadores, más esquemático se torna, por lo tanto, más fácil de marcarlo.
Los esquemas en el fútbol se los encuentra en los muchos libros publicados y se los ve al inicio de cada partido; lo mismo no es con los sistemas, pues, éstos, salen de la mente de cada entrenador. Y los sistemas cambian, o debieran cambiar siempre, durante el andar de cada partido.
Descontado está que los jugadores nacionales tienen que imprimir mucha velocidad, dictando el ritmo de la contienda.

Buena suerte Bolivia.