miércoles, 9 de julio de 2014

ROMERO INSCRIBE ARGENTINA EN LAS FINALES




SEMIFINALES

Argentina hizo todo el gasto físico en el primer tiempo.

Marcó bien en el medio sector y su defensa fue impecable.

Pero la ausencia física de Di María y la ausencia técnica de Messi, demostraron cuán inoperante es el ataque sin estos dos jugadores.

Está cierto que por el lado de Holanda, el destaque también fue su defensa, con trabajo sobrecargado, no en la marca, si no, en el intento de salir jugando, cosa que no fue claramente posible.

Sneider en el medio sector fue neutralizado por el buen trabajo de Pérez y Mascherano, y Roben, pegado a la banda derecha, no tuvo oportunidad de utilizar su velocidad y mucho menos su gambeta, tal fue la solvencia de rojo en su marca.

A propósito de Rojo, su labor, si bien fue fructífera anulando a Roben, fue perjudicial para su excelente sentido de apoyo. O una cosa u otra: rojo prefirió la marca.

El segundo tiempo fue un poco más vistoso futbolísticamente, porque Holanda adelantó más sus filas y Argentina, más cautelosa, permitió ese adelanto.

Roben dejó de ser delantero de banda derecha y se soltó por los tres sectores del ataque lo que confundió a la defensa argentina.

Quien pasó a jugar al contra ataque fueron los sudamericanos, aprovechando el ingreso de `Palacio y Agüero, en lugar de Pérez e Higuaín.

Pero quien continuó más ofensivo fue Holanda y al final del tiempo reglamentario, Mascherano se tornó el héroe argentino al evitar la conclusión de Roben, en el vértice del área de meta.
Alargue

Holanda buscó más el arco contrario y la defensa argentina continuó siendo el destaque de un equipo que no tuvo fuerzas para llegar al arcon contrario.
Messi, así como en los 90´del tiempo normal, fue mantenido lejos del área grade rival y no tuvo oportunidad de aparecer con su velocidad habitual y el balón junto a su pie izquierdo.

El segundo tiempo del alargue fue integralmente especulativo en ambos bandos para no dar chance al azar.

Palacio tuvo en su cabeza la mejor oportunidad, pero su toque fue muy leve.

Ninguno de los dos equipos hizo méritos para llevarse la victoria clasificatoria. Por eso, los penales serían los que definirían quién va a la final.

Romero atajó dos penales y decidió: Argentina está en las finales.

Enfrentará  a Alemania para saber el nombre del campeón Mundial 2014, el próximo domingo, 13 de julio.