miércoles, 2 de julio de 2014

PROSTITUTAS Y RESTAURANTES ESTÁN DISCONFORMES CON EL MUNDIAL DE FÚTBOL EN BRASIL

El comercio de bebidas es en la calle y los bares quedan vacíos.
LOS NEGOCIOS EN LA COPA

Los verdaderos hinchas del fútbol, no están en la mayor fiesta del Mundial de Fútbol, porque son personas pobres y, por ironía, son las que tienen en el fútbol una de las pocas distracciones.

LOS MILLONARIOS

Las que fueron al "país del fútbol" para asistir los juegos dentro de las canchas, son aquellas personas que tienen mucho dinero, reservaron hoteles a precios prohibitivos y compraron ingresos con antecedencia. Son personas que frecuentan el jet set internacional, acostumbradas a estar en los mayores acontecimientos por una cuestión status.(Foto arriba).

El motivo principal no es el gusto por el deporte llamado fútbol, mas, sí, mostrarse para las cámaras y figurar.

En ese sentido, la Copa Mundial de Fútbol se asemeja a los grandes premios de Fórmula1.

LOS MOCHILEROS


Pero hay también los “otros” hinchas, los que se endeudaron y colocaron en peligro el patrimonio familiar, para viajar a la aventura, para poder sacarse fotos fuera y dentro de los estadios y después decir "estuve allá".

Muchos se fueron en sus automóviles, llevando a la familia, sin saber si podrán conseguir entrar a los estadios. Éstos, colocaron en dificultades a las autoridades municipales de Río de Janeiro, Porto Alegre, Belo Horizonte y São Paulo, que tuvieron que abrir los sambodromos para que se acomoden, y providenciar baños ecológicos públicos. (foto arriba)

Argentinos, chilenos, uruguayos y otros latinos, inclusive bolivianos, siquiera pudieron entrar a las canchas para ver los partidos, simplemente cruzaron las fronteras para decir “estuve en la Copa”.

Muchos pasan hambre o comen apenas una vez por día, de acuerdo a lo que sus magras economías les permiten.

RESTAURANTES


 Los habitantes de São Paulo y Río de Janeiro se encuentran molestos por el comportamiento de los visitantes, que hacen sus necesidades fisiológicas, en donde éstas les encuentran, sobre todo por las madrugadas (foto arriba).

Pero su verdadera molestia se debe a que los clientes prefieren quedarse en las calles en lugar de entrar a los restaurantes, por un motivo simple: el comercio ambulante es competencia directa, pues la cerveza en lata  fría y las caipiriñas, vendidos a precios más accesibles, sirven bien para la embriaguez de los visitantes.

LAS PROSTITUTAS


 Las prostitutas de las ciudades se encuentran reclamando porque la Copa no les está permitiendo ganar dinero. “Los gringos, ( turistas) son peores que los brasileños; piden mucha rebaja”, dicen.

Claro, los turistas que frecuentan los locales para servirse un trago y a los cuales las prostitutas les abordan, tienen el dinero contado y no les alcanza para pagar una compañía.

Al contrario de los que se encuentran hospedados en grandes hoteles que, con apenas una llamada telefónica, tienen a su servicio hermosas prostitutas de lujo que cobran de acuerdo al status del cliente. Esas se dieron muy bien.

En fin, muchos volverán a sus países contando maravillas de su asistencia al Mundial de Fútbol de Brasil, pero, la mayoría, en realidad, fue a participar de otro tipo de fiesta que nada tiene que ver con el fútbol.