martes, 22 de julio de 2014

EN BRASIL, FUTBOLISTAS PROFESIONALES DESCONOCEN A SU SINDICATO PARA VOLVER A SER “EL PAÍS DEL FÚTBOL” Y DEJAR DE SER EL “PAÍS DEL 7 A 1”


CAMBIAR PARA MEJORAR
Pocos hablan, pero la Copa del Mundo dejó para Brasil un gran legado que, si es bien administrado, como parece estar sucediendo, puede posibilitar importantes cambios en la estructura del fútbol brasileño.
La presidenta Dilma Rousseff se reunió con representantes de los futbolistas profesionales de Brasil, antes y después de la Copa.
En pauta, la urgente reforma de los métodos de gestión del fútbol y su correspondiente  democratización de sus prácticas.
“Ahora que tenemos los estadios (construidos para la Copa), ¿cómo hacemos para mantenerlos llenos”¿, preguntó la presidenta al mismo tiempo que responde:
“La gran lección de la Copa es la necesidad de reformar el fútbol brasileño”.
Detalle importante, los representantes de los futbolistas profesionales brasileños que se reunieron con la presidenta brasileña, fundaron una organización llamada Bom Senso Futebol Clube (BSFC), desconociendo a su propio sindicato y, al mismo tiempo, a la FIFPro – Federación Internacional de Fútbolistas Profesionales, División América.
El motivo central, es que el sindicato y la FIFPro, División América, son muy conniventes con la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), sus dirigentes, así como tiene relaciones íntimas con la Conmebol y la FIFA, entidades denunciadas por malos manejos y corrupción.
“Por un fútbol mejor para todos”, es la palabra de orden del BSFC y se basa en tres segmentos fundamentales: Un mejor Calendario; el Fair Play Financiero; y Más atención a la Hinchada. http://www.bomsensofc.org/
En resumen: el gobierno brasileño reconoció al Buen Senso Fútbol Club (BSFC) como interlocutor válido para intentar cambiar las estructuras caducas del fútbol brasileño.

La idea es que Brasil vuelva a ser conocido como “el país del fútbol” y no “el país del 7 a 1”