martes, 1 de julio de 2014

BÉLGICA AVANZA CON EL ÁGUA EN LA GARGANTA


OCTAVOS DE FINAL

Los noventa minutos reglamentarios, como en la mayor parte de los partidos de los octavos de final, fueron carentes de emotividad.

Hasta Bélgica, que tiene una selección mejor formada que la norteamericana, estuvo especulando y con temor de llevar sorpresas.

Es que los EEUU demostraron una buena marca en el medio sector y, sin ser extremadamente ofensivos, consiguieron llegar a la extremada defensa adversaria.

LA PRORROGACIÓN

Ahí, vinieron los 30 minutos de alargue, que valieron por todo el partido.

Los belgas dispuestos a decidir el pleito partieron al ataque, sabiendo de su superioridad y entendiendo, claro, que los penales independen de la palabra equipo.

Fue así que marcaron los dos goles que, a principio, parecieron que la balanza definitivamente estaba a su favor. De Bruyne, a los 2 minutos y Lukaku, a los 14 del primer tiempo de la prorrogación. 2 x 0.

Al volver para el segundo tiempo del alargue, los EEUU decidieron ir a la lucha.

Ordenados y sin perder la paciencia, comenzaron a tocar el balón como no lo habían hecho en todo el partido.

Bradley, todo un maestro, coordinaba las jugadas. De su pie derecho partió un pase fantástico para que el joven Green, en su primer toque de balón y sin esperar que éste toque el gramado, conectó un derechazo descolocando al arquero belga, Courtois. 2 x 1. Era el primer minuto del segundo tiempo de la prorrogación.

Y se vinieron los mejores catorce minutos finales de todos los alargues del campeonato, con EEUU creando grandes jugadas claras de gol. Le faltó tiempo.

Al final, Bélgica consiguió evitar el empate que significaría mayores emociones. Menos mal para ellos.

Bélgica y Argentina se enfrentarán por los cuartos de final, al medio día del próximo sábado 5 de julio.