jueves, 3 de julio de 2014

COLOMBIA ES FAVORITO FRENTE A BRASIL, POR CIRCUNSTANCIA


LA COPA Y LAS DECISIONES

Dos estilos de juego, debido a dos entrenadores completamente diferentes.

Luiz Felipe Scolari, cauteloso, práctico y de fútbol de resultados.

José Pekerman, cauteloso, práctico y de fútbol osado.

Pero ambos, con un solo objetivo: la victoria.

En Brasil, Scolari podría conformar tres selecciones nacionales, posiblemente con la misma potencialidad y característica. Lo difícil es conformar una solo selección teniendo que dejar otras dos selecciones en casa, con la consecuente obligación de parte de los escogidos, de justificar su presencia.

En Colombia, la selección está en la boca de todos sus ciudadanos. No hay muchas alternativas a no ser en algunos nombres y posiciones.

En Brasil, dos obligaciones hacen multiplicar las presiones externas e internas: La de no repetir otro Maracanazo antes de la final y más, para borrar la mácula del ´50, obligación de ser campeón en casa; por otro lado, que Neymar, su estrella, confirme su fama.

En Colombia, no existe ninguna obligación, por lo tanto, ninguna presión: Su mayor estrella, Radamel Falcão, se quedó en casa, lesionado. Si pierde, habrá perdido para el pentacampeón mundial y dueño de casa; si vence, habrá vencido al pentacampeón mundial y dueño de casa.

En esas circunstancias psicológicas, el favorito se torna Colombia, porque todo lo conseguido hasta ahora es positivo, como nunca lo hizo en anteriores copas del mundo: Cien por ciento de aprovechamiento, cuatro juegos, cuatro victorias, 12 puntos, 11 goles a favor, 2 contra. Además tiene en sus filas a la revelación del torneo, James Rodriguez, que es, al mismo tiempo, el goleador con 5 tantos.

Al contrario de Brasil, que llega al encuentro con cuatro juegos, dos victorias, dos empates, 8 puntos, 8 goles a favor, 3 en contra. Y a Neymar aún, de cierta forma, apagado.

Pero, en el fútbol, existen, sobre todo, los seres humanos. En este caso, vestidos de futbolistas.

Por todo ello, el juego entre Brasil y Colombia deberá definirse en componentes que pasan por las habilidades, la técnica y los sistemas tácticos, pero, principalmente, por la administración circunstancial de las emociones.