martes, 8 de julio de 2014

ALEMANIA HUMILLA Y ELIMINA A BRASIL, CON JUSTICIA Y, SOBRE TODO, FÚTBOL


SEMIFINALES

Lo que más sorprende es que en una semifinal de la Copa del Mundo haya entrado en campo un solo equipo.

Y ese equipo, absoluto, fue Alemania.

Alemania que  humilló a Brasil nada más y nada menos que por 1 x 7.

En su propia casa.

Resultado que confirma que Brasil ya no es el país del fútbol. Pero mejor sería decir que Sudamérica ya no es el continente el fútbol. Hoy quedó claro dónde se juega el mejor fútbol: en realidad, volvió a donde fue creado.

Brasil sale derrotado en todos los aspectos posibles e imaginables, aspectos ligados estrictamente al fútbol, claro.

Técnicamente: Los alemanes fueron siempre mejores, individual y colectivamente.

Tácticamente: Los alemanes estuvieron estratégicamente, durante todo el partido, en todos los espacios posibles del campo de juego, defendiendo y atacando.

Psicológicamente: Fríos y absolutamente conscientes de su superioridad, los alemanes demostraron que conocían bien al adversario y sus deficiencias. Inclusive, porque, a rigor, todo el equipo brasileño juega en Europa.

Histórico de la Copa: Durante todos los 6 cotejos disputados hasta ahora, jamás Brasil demostró un fútbol capaz de colocarlo como favorito; al contrario, Alemania, venció sus cotejos siempre jugando el mismo fútbol que presentó frente a Brasil, demostrando una regularidad absoluta y necesaria para un torneo con fecha y hora para comenzar y terminar.

El resultado: La derrota sufrida por Brasil, siquiera puede ser atribuida a la ausencia de Neymar, porque, inclusive, Neymar no es un jugador de marca.

Porque la marca en el medio sector, fue el mayor problema del equipo brasileño que, sobre todo en el primer tiempo, no pudo contener la avasalladora rotación alemana, con y sin balón, fundamento que se consigue con los entrenamientos y entendimiento entre jugadores.

No es coincidencia que el entrenador alemán, Joachim Low, esté con la selección alemana de fútbol desde 2006.

El fútbol no tiene secretos: Sin marca, no se consigue pose de balón, y sin pose de balón, no se consigue atacar. Al contrario, sobrecarga el trabajo de la defensa y no se da asistencia al ataque.

En esos fundamentos, Alemania fue absoluta y total; jugó con autoridad, jugó un fútbol serio, respetando al adversario.

Otro resultado, sería realmente injusto.

Si repite lo que hizo hoy frente  los pentacampeones, a Alemania difícilmente le arrebatarán la Copa Mundial.