jueves, 6 de noviembre de 2014

DOCUMENTO ENTREGADO AL MINISTRO DE LOS DEPORTES, TITO MONTAÑO

Ministerio de los Deportes en Bolivia
Propuesta de acción

Jorge Gonzales Cordero – Periodista y Docente Investigador
La Paz, 05 de noviembre de 2014.

El Ministerio de Deportes de Bolivia, debe tomar medidas urgentes, si no desea engrosar la lista de entes burocráticos en el país. En primer lugar, acredito que cualquiera que sea la regulación de dicha secretaria de Estado, la misma debe ser ajustada a la realidad boliviana, porque ningún país es igual a otro, por lo tanto, no bastará con copiar legislaciones de otros países.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No me invitaron para jugar ese partido, pero, como periodista deportivo, creo estar en la obligación de opinar y sugerir cuales deben ser las medidas inmediatas que el Ministerio de Deportes debe tomar, si no desea engrosar la lista de entes burocráticos bolivianos.

En primer lugar, acredito que cualquiera que sea la regulación de dicha secretaria de Estado, la misma debe ser ajustada a la realidad boliviana, porque ningún país es igual a otro, por lo tanto, no bastará con copiar legislaciones de otros países.

En segundo lugar, entiendo que un Ministerio del Deporte debe tener como principal objetivo, normar la actividad deportiva (competitiva y recreativa) en el país, no solo objetivando su crecimiento, como también, a través de él, principalmente, promover el desarrollo humano y la formación de buenos ciudadanos.

Bolivia es un país con problemas muy serios y hasta ahora no atacados en el ámbito deportivo. Yo diría que el deporte boliviano y, sobre todo su gestión y administración, se asemeja a una “tierra de nadie”. En ese sentido es necesario rediscutir la actual “Ley del Deporte”.

Hoy, el fracaso deportivo permanente en que vivimos es atribuido directa y fácilmente a los dirigentes. Ellos tienen su parcela considerable de culpa, claro, sobre todo si consideramos que desde siempre en Bolivia, en vez de dedicarse exclusivamente a la gestión deportiva y su desarrollo, se usaban de ella para conseguir ventajas personales económicas, pero sobre todo político partidarias, resultando casi siempre en comportamientos dañosos, perniciosos. Sin embargo, creo que todos debemos reconocer nuestra culpa, inclusive periodistas, porque nos hemos acomodado a una realidad que poco a poco se ha ido mostrando como “normal, culturalmente aceptable”.

La actuación del Ministerio de Deportes no debe visar la conquista de trofeos, campeonatos o de fabricar campeones, debe tener como objetivo central crear políticas de estado y dar condiciones para que los ciudadanos puedan prepararse y poder buscar esas conquistas. Para ello, debe  exigir gestión y transparencia en todos los ámbitos del deporte boliviano, estatales y privados.

El Deporte y las Obligaciones del Estado

“Deporte es la competencia entre una o más personas para alcanzar un objetivo por medios lícitos, contando apenas con las potencialidades del propio cuerpo humano.” (JGC).

Claro está que la definición del significado se refiere al deporte competitivo, pero puede utilizarse también para el deporte de distracción. En ambos casos, el Estado, por medio del Ministerio del Deporte, tiene obligaciones.

Y una de sus obligaciones básicas, es regular, por medio de legislación específica, aprobada en la Asamblea Plurinacional de Bolivia, la actividad deportiva, no solo en su práctica, como también en su gestión y administración, por medio de  la instauración de políticas que visen la formación de atletas y su participación en competencias nacionales e internacionales, olímpicas, para olímpicas y profesionales. De ahí, la necesidad urgente de su creación.

La actuación el Ministerio de Deportes, entonces, debe ser dirigida rumbo a un cambio de mentalidad y métodos deportivos, para que el deportista boliviano tenga condiciones de participar en las modalidades deportivas internacionales. Para tanto es indispensable que el Ministerio de Deportes comience su actuación implementando una política nacional de deportes rigorosa y vigorosa, asumiendo las siguientes responsabilidades:

En el ámbito de la Educación

·         Todas las entidades educativas, públicas y privadas, deben incluir en su malla curricular la práctica deportiva, derivada de la Educación Física. Esto atiende la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS): “incluir un mínimo de cinco (5) horas semanales de práctica deportiva en el currículo escolar”;

·         La obligatoriedad de la contratación de profesores licenciados en Educación Física por parte de todas las unidades educativas;

·         En el caso del sistema universitario, deberá organizar, al menos, un campeonato por año, en cualquier modalidad deportiva, por facultad;

·         Por medio de los gobiernos nacional, departamental y municipal, el Estado tiene la obligación de poner a disposición de los estudiantes de los tres niveles, campos deportivos, cuadras y/o piscinas, de forma gratuita, en escuelas, colegios, y universidades, para lo que deberá destinar presupuesto apropiado;

·         Obligar y fiscalizar para que las entidades privadas de enseñanza, tengan la misma obligación señalada en los acápites anteriores;

·         Para tanto, todo establecimiento educativo, público o privado, debe contar con una cuadra deportiva reglamentaria, que alcance mínimamente para practicar el basquetbol;

·         Implementar una política de incentivo a la empresa privada, autorizando a que se descuente del pago de impuestos mensuales y/o anuales, lo invertido a través del patrocinio a deportistas no profesionales que tengan índices olímpicos prometedores;

En el ámbito de la Legislación

La legislación en base a la que el Ministerio de Deportes debe actuar, tiene que incluir lo siguiente:

A)   Federaciones, Asociaciones, Ligas

·         Todas las Federaciones, Asociaciones y Ligas, profesionales y semi profesionales, así como el Comité Olímpico Boliviano (COB) y sus afiliadas, deberán elegir a sus dirigentes por medio del voto directo;

·         De esa elección deberán participar los clubes afiliados a la primera y segunda divisiones, en el caso del fútbol; y las asociaciones afiliadas en el caso del COB;

·         Los dirigentes deportivos, en todas las instancias, no podrán reelegirse a no ser por una única vez; 

B)   El fútbol, caso específico

El fútbol y las entidades que lo rigen en Bolivia, son de interés público, por lo tanto, pasibles de actuar bajo legislación específica.   

·         En el caso de la Federación Boliviana de Fútbol, la elección de su presidente deberá ser bajo el siguiente sistema electivo: El voto de los clubes de Primera División (Liga) tendrá peso 3, el de los de Segunda División (ANF) peso 2, y el de cada una de las 9 Asociaciones, peso 1;

Proponemos:

·             Que la FBF sea la única entidad mayor del fútbol nacional;

·             Que la Liga del Fútbol Profesional Boliviano, pase a ser denominada Departamento Profesional de Primera División de la FBF;

·             Que la ANF pase a ser Departamento Profesional de Segunda División de la FBF;

·             Que sea creado el Departamento Amateur de la FBF (sin derecho a voto), donde estarán afiliadas las divisiones inmediatamente menores;

·             Que el ascenso y descenso de División sea por lo conquistado en puntos corridos en el año calendario (torneos Apertura y Clausura) y no más por el promedio de puntos;

·             Que (así como los clubes de Primera y Segunda divisiones) los clubes con derecho a participar de los torneos menores de las Asociaciones (afiliadas a la actual ANF) solo puedan hacerlo desde que tengan registro legal como entidades empresariales y sociales, con NIT, sede social, con dirección, cuenta bancaria, número telefónico, etc.;
      
·             Deberá crearse el Departamento de Árbitros autónomo, no ligado a la FBF;

C)   Los clubes de fútbol, como empresas

·             El Ministerio de Deportes debe revisar con suma urgencia los contratos de cesión por comodato de terrenos donados a clubes de fútbol (u otras entidades deportivas), para verificar si los términos contractuales fueron cumplidos;

·             Los clubes profesionales de fútbol podrán ser administrados por o como empresas, sociedades anónimas o limitadas, desde que las entidades (y su cuadro de socios) tengan el control del 51% de esas empresas;

·             Los clubes profesionales de fútbol pasarían a ser considerados como entidades con fines de lucro para que paguen impuestos y sean fiscalizados;

·             Los profesionales ligados a la actividad del fútbol, inclusive administrativos, entrenadores, preparadores físicos y jugadores, que realicen su trabajo en territorio nacional, deberán firmar contratos y registrarlos en el Ministerio de Trabajo, estando prohibido percibir remuneración en el exterior del país;

D)   Remuneración de dirigentes de fútbol en el exterior

·             Toda remuneración recibida por los dirigentes de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y otras entidades deportivas bolivianas de interés público como el COB, desde el exterior, deberá ser a través del Banco Central de Bolivia, estando prohibido percibir sueldos o reconocimientos económicos por otros sistemas que no el BCB, en nombre de representación boliviana, sea proveniente de la Conmebol, FIFA, Comité Olímpico Internacional u otros similares.

Perfil del ministro de Deportes

El Ministerio de Deportes es una experiencia inedita en Bolivia, pero necesaria. La entidad deberá colocar en campo toda su capacidad porque deberá enfrentar resistencias y adversarios muy bien preparados y amparados por entidades como la FIFA y el COI (Comité Olímpico Internacional) acostumbrados a vulnerar la legislación de los propios países y tratar a estos como si fuesen una más de sus empresas. Esto en el campo del deporte competitivo.

En el campo recreacional, educativo y formativo, el Ministerio de Deportes tiene la gran oportunidad de revolucionar el sector, porque los cambios a ser implementados modificarán no solo el concepto deportivo nacional, como, principalmente, la cultura deportiva boliviana.

Todos esos desafíos exigirán del nuevo ministro de Deportes no solamente conocimientos ligados a su cartera propiamente dicha, como, sobre todo, a la psicopedagogía, porque para realizar la “revolución deportiva nacional” ésta deberá pasar necesariamente por la educación. Como todos los aspectos sociales de un país, además.

La Paz, 05 de noviembre de 2014.

Jorge Gonzales Cordero

Jorgegon40@gmail.com