martes, 28 de enero de 2014

“EN BOLÍVAR SIENTEN EL CAMBIO” ¿Cambio de qué? ¿De clima? ¿De ropa?


Los futbolístas deben prepararse para rendir mejor, independientemente de esquemas.
Hace muchos años, Vladimir Soria apenas había asumido el cargo de entrenador de Bolívar por primera vez y, después de sus primeros juegos, me concedió una entrevista. Entre muchas cosas, coincidimos que  independientemente del número de atacantes o defensores, un equipo puede ser más o menos ofensivo o defensivo.

Hoy, leo en Futbolmanía que “En Bolívar sienten el cambio”

¿Cambio de qué? En Bolivia, estamos muy acostumbrados  con  esquemas (4-4-2, 4-3-3, 3-5-2), como si  quisiéramos mecanizar a los equipos, cuando lo que importa en el fútbol, sobre todo actual, es la forma como los 11 hombres se moverán dentro del campo de juego; lo que interesa es, en resumidas cuentas, el sistema.

Obvio que si de los tres defensores centrales, uno, el del medio, no tiene características apuradas para pasar al medio campo e, inclusive, al ataque, el equipo necesitará de dos laterales que apoyen y lleguen a la línea final adversaria, son los llamados “laterales-volantes”. Y para ello se podrá usar el 4-3-3 o el 3-5-2, respectivamente.

Ahora, si no hay esos hombres y, por el contrario, se tiene a varios jugadores marcadores y armadores al mismo tiempo, o sea, medio campistas, bueno pues, se utilizará el tradicional 4-4-2, o el funcional 4-5-1.

No creo que futbolistas que juegan en el fútbol profesional boliviano, en su mayoría veteranos, no puedan asimilar esas diferencias esquemáticas, que generalmente son cosas de pizarra o de papel, porque, en realidad, todos esos esquemas pueden ser utilizados, inclusive, en un mismo partido.  

Lo más importante es que un equipo sepa ocupar los espacios coherentemente, defensiva y ofensivamente; para eso son los entrenamientos.

Futbolistas profesionales debieran estar capacitados para asimilar cualquier esquema y más aún cualquier sistema futbolístico.


Pero ojo, para todos los sistemas de juego, los entrenadores necesitarán futbolistas bien preparados físicamente. Así que, en lugar de reclamar de cambios de esquemas, lo que deben hacer es dedicarse a su preparación.