martes, 14 de enero de 2014

BOLÍVAR Y VLADIMIR SORIA SE MERECEN

Soria tiene todo para continuar su carrera vencedora e indicar el buen camino a Bolívar.
Recuerdo que en cierta ocasión tuve que ir a Cochabamba, para comentar un partido nocturno y decisivo entre Bolívar y Oriente Petrolero, cotejo cuyo vencedor clasificaría a la Copa Sudamericana.

Al final del cotejo, con el resultado favorable a la Academia, por coincidencia, todos, dirigentes y muchos periodistas deportivos, entre ellos este escriba, nos encontramos en un restaurant para cenar, separadamente, claro.

Oí aquella noche, de la boca de los dirigentes bolivaristas, decir que “el doctor difícilmente mantendrá al entrenador que esa noche había clasificado al equipo a la Sudamericana. No tiene experiencia”, afirmaban.

Pues, por falta de recursos para contratar a un profesional del exterior, el Dr. (Mauro Cuellar) que presidía a la institución en ese entonces, se vio obligado a mantener al entrenador, porque, inclusive, en juegos inmediatamente posteriores, continuaba venciendo.

Pues bien, ese profesional que comenzaba en su larga y exitosa trayectoria de entrenador, se llamaba, o mejor, se llama, Vladimir Soria.

Vladimir Soria que le dio a Bolívar su mayor conquista internacional, el vice campeonato de la Copa Sudamericana. 

Se equivocan los dirigentes que, cuando Portugal se fue, decían que Vladimir no deseaba continuar siendo el técnico de Bolívar y que “prefería continuar en el equipo como ayudante de campo (yo prefiero decir Asistente Técnico) por amor a la institución”.


Creo que el deseo de Vladimir Soria siempre fue el de volver a dirigir a Bolívar y su confirmación en el cargo fue una de las medidas más acertadas por parte del presidente de BAISA y dueño de Bolívar, Marcelo Claure.