martes, 3 de diciembre de 2013

PEDRO ROCHA (Q.E.P.D.)


Lunes de luto para el fútbol mundial y sudamericano en particular. A los 70 años, murió en São Paulo, Brasil,  Pedro Virgilio Rocha, futbolista uruguayo.

Tuve la suerte de verlo jugar, ya consagrado, en pleno auge de Pelé, el Rey del fútbol, cuando en Brasil era muy difícil algún futbolista alcanzar destaque dentro y fuera del campo de juego, más aún, si era extranjero; rivalidad de por medio, la dificultad aumentaba más si era argentino o uruguayo.

Pero como siempre hay una excepción, esa excepción se llamaba Pedro Rocha.

Ídolo uruguayo de su selección e ídolo absoluto del São Paulo Fútbol Club de Brasil.

Su elegancia en el desarme, en la recuperación y en el armado de las jugadas era un contraste con la fama de los guerreros y aguerridos futbolistas uruguayos.

Eso le valió un conceptuoso “uno de los cinco mejores jugadores que vi jugar” del propio Pelé.

Y Pedro Rocha no era solo categoría; era categoría y objetividad.

Único jugador uruguayo a disputar cuatro veces la Copas del Mundo, marcando con la “celeste olímpica” 17 goles en 59 partidos.

Vistiendo la amarilla y negro del  Peñarol de Montevideo convirtió 81 goles en 159 juegos y alcanzó sus mayores logros. Fue campeón uruguayo en 1964, 65, 67 y 68; venció la Libertadores en 1960, 61 y 66; y conquistó el Mundial de clubes los años 1961 y 1966.

Vistiendo la tricolor del São Paulo, convirtió 113 tantos en 375 cotejos y conquistó el Campeonato Brasileño de 1977 y los campeonatos paulistas de 1971 y 1975.

Como suele acontecer con los grandes jugadores de fútbol, Pedro Rocha, vivió sus últimos años con una pensión de mil dólares y, en agradecimiento por todo lo que le dio en vida, São Paulo Fútbol Club pagaba su tratamiento médico.

Pedro Virgilio Rocha, descanse en paz.