viernes, 6 de diciembre de 2013

LA POLÍTICA, LA LITERATURA Y EL DEPORTE, LE DIERON A BRASIL LA COPA QUE HOY COMIENZA


 

El 30 de octubre de 2007 escribí en este mismo Blog comentario respecto de la designación de Brasil como la sede de la Copa del Mundo 2014. Lean en
 
Pasaron 7 años, y una Copa del Mundo después, justamente en el África de Nelson Mandela, que acaba de adelantársenos, la Copa en Brasil comienza hoy, viernes, 6 de diciembre, con el sorteo de los grupos.

El Brasil ya no es presidido por Lula da Silva y sí, por Dilma Rousseff, del mismo Partido de los Trabajadores (PT).

La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) ya no es presidida por Ricardo Teixeira, pero, sí, por José María Marín, del mismo grupo ligado a las dictaduras militares, legado de João Havelange.

El presupuesto inicial de mil 100 millones de dólares para la organización de la Copa, fue ultrapasado en muchos otros millones.

Millones que además testifican que el Brasil de hoy experimentó un crecimiento económico importante, pese a que aún persisten innúmeros problemas sociales, sobre todo en las camadas más populares de la población brasileña, población esta que, debido a la política cada vez más elitista de la FIFA, estará alejada de los estadios durante la cita mayor del fútbol mundial en tierras brasileñas.

Pero como expresó entonces el presidente Lula, la Copa es un “compromiso de Estado”, y el compromiso está siendo cumplido.

Al final de la contienda, en los primeros días del mes de agosto de 2014, sabremos si la Copa fue buena para Brasil, dentro y fuera del campo de juego.

Buena suerte.