miércoles, 18 de diciembre de 2013

ATLÉTICO Y RONALDINHO FUERON RAJADOS DE MARRAKECH




La imagen lo dice todo: el fútbol del mejor, caído; los marroquíes, bien parados; y el árbitro, de espaldas al partido.


Atlético Mineiro no solo fue eliminado del Mundial de Clubes, como vio a su mayor ídolo de la actualidad, Ronaldinho, decir adiós a cualquier posibilidad de ser llamado por Scolari para la Copa del Mundo no Brasil-2014.

En vano el club mineiro se esforzó médica y técnicamente para recuperar al llamado Dinho, que es el diminutivo de Ronaldinho, como diminuto fue su fútbol, sin creatividad y sin la capacidad de llamar para sí la responsabilidad creativa, en el partido más importante de la historia del Atlético Mineiro.

Con excepción, claro está, del gol genial marcado por él, a los 18 minutos del segundo tiempo, de falta.

Pero no fue suficiente. Faltó al equipo brasileño el juego solidario y objetivo que lo caracterizó durante este año que acaba; hasta parecía que entró a la cancha subestimando y pensando en que resolvería en cualquier momento el asunto. Pero fue sorprendido por un equipo, el marroquí, que supo aprovechar muy bien las fallas del equipo brasileño para marcar sus dos goles, el primero, a los 5 minutos del segundo tiempo, en contra ataque, justamente después de un córner mal cobrado, ¿saben por quién¿, por Ronaldinho; y el segundo, a los 37 también de la complementaria, en una ingenuidad del zaguero brasileño Rever, que  no desconfió de la deficiencia técnica del árbitro.

Al final del partido, el equipo africano marcó el tercero (94´) y el resultado sorprendió hasta a los jugadores del Raja Casablanca, que se abalanzaron hacia Ronaldinho para quitarle sus atuendos, atuendos esos que podrán ser su mayor trofeo, pues no creo que el Bayern de Munich y Ribery sean tan inoperantes como lo fueron el Atlético Mineiro y Ronaldinho.