lunes, 4 de marzo de 2013

MANDAMÁS DEL FUTBOL BRASILEÑO PUEDE SER OBLIGADO A RENUNCIAR. Fue "dedo duro" (delator) de la dictadura militar.

 

La presión contra el presidente de la Confederación Brasileña de futbol (CBF), José María Marín (foto), va aumentando a cada día y lo que sucedió con su antecesor, Ricardo Teixeira, puede volver a acontecer: renuncia al cargo.

Es que los brasileños ligados al futbol y que no olvidan los días amargos de las dictaduras militares, recuerdan que Marín fue gobernador de São Paulo, indicado por la dictadura militar y, peor, que en un discurso público,  indicó que en la TV Cultura de São Paulo trabajaban periodistas comunistas, lo que redundó en la prisión, tortura y muerte del jefe de prensa Vladimir Herzog, en los subsuelos de instalaciones del ejército brasileño (DOI-Codi) en São Paulo.

Un movimiento popular está recolectando firmas, inclusive por internet, con el slogan “Fuera Marín” (http://www.avaaz.org/po/petition/Jose_Maria_Marin_Fora_da_CPF/?cLJTieb), al  considerar que Brasil no puede ser representado por él en la Copa del Mundo 2014 y mucho menos recibir representantes de todo el mundo, porque “es como si Alemania hubiese permitido que un miembro del antiguo partido nazista haya organizado la Copa del Mundo de 2006”.
 
Hasta la presidenta Dilma Rousseff viene esquivando cualquier encuentro con ese personaje siniestro, por motivos obvios, ya que ella sufrió también prisión y tortura en los años dictatoriales en Brasil.