lunes, 25 de marzo de 2013

BRASILEÑOS DEL CORINTHIANS ESTÁN SIENDO TORTURADOS Y CHANTAGEADOS EN ORURO, DENUNCIA REPORTAJE


 
La retardación de justicia en el caso de los 12 hinchas corintianos presos en la cárcel de San Pedro en Oruro, está desgastando la imagen de Bolivia en el exterior. El reportaje de capa de la revista brasileña Isto É (Esto Es, en español) de esta semana, habla de que los brasileños están siendo torturados; amenazados de muerte; que son tratados como basura; que se los quiere enterrar vivos; que están presos junto a drogadictos y narcotraficantes que consumen sus drogas a la vista de los policiales; que la diplomacia brasileña los abandonó porque no quiere contaminar su imagen en año preelectoral; y que les están chantajeando queriendo cobrarles 180 mil dólares para soltarlos.

La revista compara la situación de los corintianos en Oruro a los gulags (campos de confinamiento de presos políticos) de mediados del siclo pasado de la ex Unión soviética, pese a que el reportaje de Isto É no envió a ningún periodista para hacer el reportaje de capa, al contrario, las entrevistas con los corintianos fueron realizadas por teléfono, ya que, como la misma publicación reconoce, existe un teléfono público dentro de la cárcel a través del cual los detenidos se pueden comunicar tranquilamente con el país y el exterior.

Hasta un diputado federal brasileño (Walter Feldman (PSDB-SP – de oposición), que estuvo en Oruro visitando a los 12 brasileños, declaró que “dentro de la cárcel, las condiciones son deshumanas y está claro el riesgo de vida que los brasileños corren”.

Según el reportaje, los hinchas del Corinthians no confían más en la embajada de Brasil en Bolivia: “El gobierno brasileño está haciendo la política de buena vecindad con Bolivia, pero no va haber vuelta después que uno de nosotros muera aquí. (Va a llegar el momento en que) o nosotros matamos o morimos”, declaró a la revista Danilo Silva de Oliveira (asistente de logística), uno de los 12 presos.

Citando fuente en diplomáticos que acompañan el caso, la revista Isto É dice que (en Bolivia) los prisioneros extranjeros son usados como instrumento de transacción política y, en la mayoría de las veces, como fuente inagotable de recursos. “De reos, los corintianos corren riesgo de volverse rehenes de un sistema judicial corrupto y en falencia”, comentó (según la revista) un diplomático “veterano”.

Según el reportaje, “el diputado Feldman fue alertado sobre el “contenido político” de la prisión de los corintianos que sería una especie de represalia al refugio dado por la embajada brasileña en La Paz al senador oposicionista boliviano Roger Pinto”.