viernes, 1 de marzo de 2013

INTERESES POLÍTICOS Y ECONÓMICOS PUEDEN SUSPENDER PUNICIÓN AL CORINTHIANS

La Conmebol está prestes a cometer una gran injusticia y ninguna consideración ni respeto por la vida.

Está cogitando cancelar y suspender la punición al Corinthians que tiene que jugar con las “puertas cerradas” sin la presencia de público, en sus encuentros por la Copa Libertadores de América por los próximos 50 días.

La presión de la prensa deportiva brasileña solo no es mayor que la de los dirigentes de la Confederación Brasileña de Futbol  (CBF) cuyo presidente, José María Marín, estuvo reunido con Nicolás Leoz, presidente de la Conmebol.

Los intereses económicos (léase televisación) y políticos (Marín precisa del apoyo popular de la hinchada del Corinthians, pues están pidiendo su renuncia) pueden sonar más alto que la voluntad jurídica de encontrar al verdadero culpado por la muerte del hincha boliviano Kevin Beltrán.

El Tribunal de Justicia de la Conmebol apenas está esperando el resultado oficial de las investigaciones que está realizando la fiscalía boliviana en Oruro, para poder manifestarse, lo que podrá ocurrir la próxima semana.