sábado, 8 de marzo de 2014

PARA AZKARGORTA, LLEGÓ LA HORA DE LA VERDAD


Sabiendo de los dice no dice, respecto del enamoro de Azkargorta y Bolívar, pero consciente de que en periodismo no existen los supuestos y los probables, mucho menos para intentar dar una primicia, escribí el viernes, al final de la tarde, mi opinión respecto de Vladimir Soria y los dirigentes de BAISA, siguiendo un viejo refrán que dice: “Quien avisa, amigo es” frase que recuerdo aquí, pese a no ser amigo de ninguno de los empleados de BAISA  y mucho menos de su presidente, Marcelo Claure.

Bueno, después oír de la propia boca de Xavier Azkargorta, confirmando que es el nuevo entrenador de Bolívar, debo decirles  a los señores de BAISA que les agradezco por la contratación de un español más; pero en este caso no un español cualquiera, se trata de Xavier Azkargorta, que en su momento tuvo más poder que el presidente de la entonces República de Bolivia; Azkargorta que era (y aún lo es por algunos) venerado y cuya palabra era unanimidad nacional y que, pese a todo ello, pensó mucho,  antes de retornar al país para trabajar. No sé si en este último caso tuvo más peso lo económico o el amor, ambos bolivianos.

Señores de BAISA, personalmente, les soy sumamente agradecido por la contratación del vasco, como le gusta que le llamen (para, claro, utilizar ideológicamente esa palabra que identifica a una de las comunidades españolas más revolucionarias y que lucha por su autonomía,  y así caer en la gracia del actual gobierno nacional), agradecido, les decía, porque tendremos nuevamente en La Paz a un hombre que, finalmente, podrá demostrar su capacidad. ¡Finalmente!

Pero señores de BAISA, recordemos que no es lo mismo dirigir un equipo de liga que una selección.

Selección como la   boliviana del 94, que por esas coincidencias de la vida pudo ser conformada por futbolistas que no solamente estaban homogenea y técnicamente arriba de la media, pero, sobre todo, porque tenían coincidencias alarmantes de regularidad en sus equipos. Debían ser ellos, y así fue; el entrenador podía haber sido cualquier aficionado boliviano con un mínimo de conocimiento y asistencia regular a los torneos de la Liga, que la selección sería formada por los mismos jugadores. No había dónde y por qué perderse el 94.

El mérito de Azkargorta, hay que reconocer, fue saber administrar el ego de cada uno de los jugadores; merito y suerte; suerte de tener tiempo y dinero para prepararlos y entrenarlos en España, debido al caos del fútbol boliviano que todos conocemos.

Pero bueno, eso es pasado y llegó la hora de la verdad.

Por eso les agradezco señores de BAISA.

Porque ahora podré salir de una duda que me atormenta y que me llevó a grandes discusiones con buenos amigos periodistas, “azkargortianos incondicionales”.

Ahora podré saber si realmente Azkargorta es un entrenador de fútbol.

A Bolívar le hace falta, urgentemente, un campeonato.

Creo que para eso fue contratado Xavier Azkargorta. Otra cosa no servirá.

No vengamos nuevamente con ese papo de "procesos o divisiones inferiores".

En Bolivia, es almorzando con 5 pesos, en el mercado, que se vive. Sentado al lado de operarios y trabajadoras, conversando con las caseritas. Esa es la realidad de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano.

Llegó la hora de la verdad Sr. Azkargorta.

Antes de que asuma y previo al partido frente a Aurora, le dejo una estadística; después de dos meses de trabajo, Vladimir Soria dejó el cargo con estos números: 10 partidos (uno por Libertadores) jugados; 2 partidos vencidos; 3 empatados; 5 perdidos.

Y ojo, Vladimir Soria no tuvo otro Vladimir Soria a su lado.

Por eso volvió a ser “ayudante de campo”, que para mí sonaría mejor como siendo asistente técnico.

Ruego que Azkargorta me deje sin argumentos para la crítica y eso solo será posible saliendo campeón con Bolívar, para justificar, inclusive, el pésimo comportamiento de sus contratantes para con Vladimir Soria.