miércoles, 19 de marzo de 2014

BOLÍVAR SUFRIÓ, PERO VENCIÓ

Segundo tiempo, Flamengo  volvió decidido a recuperar el marcador.

Mejor para Bolívar que encontró mejores espacios para atacar y contra atacar.

Con ello, Arrascaita aprovechó muy bien una jugada en velocidad, pero Callejón desperdició una excelente oportunidad para aumentar el marcador a los 60 minutos.

La victoria era necesaria para ambos y eso se notaba por la búsqueda incesante del arco rival, por parte de ambos equipos.

Y llegaban los 70 minutos; los 70 fatídicos minutos que denotan el declino físico de todos los equipos bolivianos, inclusive de la selección en competencias internacionales.

Con ello, el fútbol brasileño aparecía, ese fútbol hecho en base a la paciencia y toque de bola.

Pero Bolívar respondía, y lo hacía con peligro.

Para darle más físico a Bolívar, frenar el ímpetu flamenguista e intentar mayor toque y retención de balón en el medio sector, Azkargorta colocó a volante Arrascaita, primero, y a Justiniano y Lizio, posteriormente. Consiguió.

Y permaneció en el ataque, pero recibiendo respuesta.

Al final, Bolívar buscó y encontró merecidamente la victoria; podía haber sido por un margen mayor, pero pecó en las finalizaciones.

Flamengo, como todo equipo brasileño que viene a La Paz, comenzó dando ventaja, ventaja psicológica  debido a un viejo trauma: la altura.