martes, 11 de marzo de 2014

EL TIGRE DESGARRÓ A VÉLEZ



El primer tiempo fue parsimonioso, como si el mejor equipo boliviano del momento, quisiera respetar la camisa del mejor equipo argentino del momento.

Más movimiento de balón que de hombres; y eso, para un equipo que marca por zona, como el Vélez de esta noche, es facilitarle las cosas.

Y los visitantes hasta que intentaron llegar en contraataque, dando algunos sustitos a los atigrados.

Para el segundo tiempo, matrero, Eduardo Villegas, entrenador de The Strongest, hizo con que Pablo Escobar, asuma su condición de “hombre libre”, esto es, que se mueva por donde desee; y así lo hizo el capitán.

Para el primer gol, apareció en el área penal por la derecha y cortó hacia adentro al arquero que, estirando el brazo, cometió penal. El propio Escobar se encargó de colocar las cosas en su lugar y con toque suave a la izquierda del guardamenta argentino, marcó el primero (10´st).

Posteriormente, disciplinado, obedeció a su entrenador y, confundiendo la marca de los de Liniers, el Pájaro surgió por la izquierda para recibir un excelente pase de Wayma y, de zurda, cruzado, marcó el segundo tanto del cotejo (41´st).

Velez sintió, no pudo acompañar la velocidad del toque de balón atigrado en el medio sector, toque rápido que tuvo un excelente valor agregado: jugar siempre para adelante.

El entrenador Villegas, inteligentemente, sacó a Pablo Daniel Escobar de la cancha a los 42 minutos del complemento, no solo para darle descanso y cuidarlo, si no, para que el público le de el debido y merecido reconocimiento de haber jugado un gran partido.

The Strongest apenas pecó por apresurarse en el último toque, en la conclusión de las jugadas y por eso Vélez se salvó de llevar una histórica goleada.

Los tres puntos se quedaron en La Paz y el Tigre acaricia la clasificación.

Solo depende de su tradicional garra y de darle continuidad a su buen fútbol.