miércoles, 19 de febrero de 2014

UNA VICTORIA DE BOLÍVAR FRENTE AL LEÓN DE MÉXICO, SIGNIFICARÍA UN AVANCE EN LA CONCEPCIÓN Y DISCIPLINA TÁCTICAS EN BOLIVIA

La novedad es que Vladimir Soria apuesta en un equipo con seis jugadores 

totalmente hábiles y veloces, pero, sobre todo, ofensivos (Foto: Late!.Com)

Bolívar entra al Hernando Siles esta noche para jugar su segundo partido por el Grupo 7 de la Copa Libertadores de América, a las 20h45 (hora boliviana), frente el León de México. Y lo hace, eso espero yo, convencido de que  solo le interesa ganar, porque otro resultado, si bien no lo elimina de la competencia, lo deja al borde.

Y lo que el entrenador bolivarista, Vladimir Soria, anuncia, me deja optimista, estado en el que no me encuentro hace mucho con relación al fútbol boliviano.

Para comenzar, dos centrales (Gutiérrez y Cabrera) y dos volantes de contención (Miranda y Flores), darían la impresión de que el equipo celeste no está dando mucho crédito al poder ofensivo mexicano.

En ese sector, defensivo, por las laterales, figuran también Yaserotte, por la derecha, y Cardozo, por la izquierda, dos tradicionales jugadores ofensivos, casi punteros a la antigua, conformando lo que muchos llaman de una línea de cuatro.

A los “especialistas” en marca, Miranda y Flores, se suman Callejón y Arce, también con características ofensivas, por la izquierda y derecha, respectivamente, haciendo la línea de cuatro en el sector medio.

Adelante, Pedriel y Ferreira completan el equipo cerrando el conocidísimo 4-4-2.

Entonces, dirán algunos, ¿dónde está la novedad? ¿Por qué tanto optimismo?

La novedad es que Vladimir Soria apuesta en un equipo con seis jugadores totalmente hábiles y veloces, pero, sobre todo, ofensivos: Yaserotte, Cardozo, Arce, Callejón, Pedriel y Ferreira.

Entonces, dejando de lado el Esquema Táctico (4-4-2), lo que uno espera es que el “Sistema Táctico Ofensivo” funcione, utilizando coherentemente los espacios de la cancha. Demostrando, además, que con el 4-4-2 un equipo puede, también, muy ofensivo.

Funcione con Miranda y Flores haciendo la cobertura cuando Yaserottre y Cardozo apoyen; que Arce y Callejón utilicen las zonas por sus bandas o en diagonal para dar posibilidad de apoyo y llegada ofensiva a Yacerotte y Cardozo, y que todos estos, cuando no tengan oportunidad de concluir las jugadas, triangulando, sirvan de garzones para Pedriel y Ferreira.

Muchos preguntarán si con esos jugadores en cancha Bolívar no está fragilizado defensivamente; la respuesta creo ser no, porque en el fútbol moderno todos tienen obligación de marcar, bastando ser disciplinados en el resguardo de sus sectores.

Buena suerte a Bolívar, pero sobre todo, que se le cumpla lo que pretende al entrenador Vladimir Soria, lo que significaría un avance en la concepción táctica nacional, que al final, para mí, es lo que interesa.