jueves, 27 de febrero de 2014

UN GAVIÓN DE ORURO, ESTÁ ENJAULADO

Maleante travestido de hincha

Mientras estaban en prisión en Oruro, eran unos buenos meninos. Palomitas.

Hasta tuvieron la osadía de vestir camisas con el nombre de Kevin Beltrán, hincha del San José a quién los mismos barras bravas de la Gaviões da Fiel mataron, durante el cotejo del equipo boliviano contra el Corinthians, por la Copa Libertadores de América.

Se colocaron como víctimas de la “inoperancia de la embajada de Brasil en Bolivia”. Sus jefes presionaron tanto en São Paulo, que hasta el presidente del Corinthians, Mario Gobbi, tuvo que ir a Brasilia para reclamar a la Cancillería brasileña porque “no hacía nada para liberar a sus hinchas”.

Pues bien, esos angelitos no habían sido tal.

El último a volver a prisión fue Tiago Aurélio Dos Santos Ferreira, conocido como  “uno de los 12 apóstoles de Oruro”.

Este gavión, ahora enjaulado, fue uno de los centenares de hinchas “organizados’ que invadieron, hace dos semanas,  el CET - Centro de Entrenamiento del Corinthians, en São Paulo, destruyendo y amedrentando a dirigentes, jugadores y empleados del club.

Por ello, tendrá que pagar.

¿Y por lo de Kevin?