viernes, 23 de noviembre de 2007

Se fue Oscar Sánchez, el fútbol boliviano está más triste.


OSCAR CARMELO SÁNCHEZ
(1971-2007)

Siempre lo dije, fue el único verdadero líbero del fútbol boliviano. Defendía, armaba y atacaba con la misma solvencia.

Jugaba en los partidos oficiales, con la misma garra y alegría que lo hacía en los entrenamientos.

Bromista, pero hablaba serio cuando sus compañeros no dividían fuerte el balón con el adversario.

Era en el Tigre, lo que fue, otrora, el “Chino” Ramírez. Tenían la misma fuerza.

Fue en Bolívar, lo que Mario “el Doctor” Rojas representó a fines de la década del 60´ y comienzos de la década del 70¨. Poseían la misma técnica.

Representó para la Selección el 93, lo que Wilfredo Camacho significó en el Sudamericano del ´63. Tenían el mismo temperamento.

Tuvo la felicidad de formar parte de una generación, la última, que dio felicidad al fútbol boliviano con la Selección.

Se fue un guerrero alegre.

Partió un batallador que no le gustaba perder.

Triste coincidencia, nos dejó en el momento en que el fútbol boliviano precisa más de hombres de valor futbolístico.

Murió un grande.

Descansa en paz, Oscar Carmelo Sánchez.