miércoles, 30 de marzo de 2016

PRESIDENTE DE LA FIFA LLEGA A BOLIVIA PARA DISCURSAR Y JUGAR FÚTBOL. POR ELLO, RECIBIRÁ LA MAYOR CONDECORACIÓN DEL PAÍS: “EL CÓNDOR DE LOS ANDES”.


La llegada del presidente de la Fifa Gianni Infantino a Bolivia, hoy, es un agradecimiento por los votos recibidos para su elección, de parte de todas las federaciones asociadas a la Conmebol. Por lo tanto, es un viaje de su propio interés.

Ciertamente, en Cochabamba, Infantino hará promesas de ayuda económica para la construcción de un Centro de Alto Rendimiento, al igual que lo hicieron anteriormente los ex presidentes Joao Havelange y Joseph Blatter; prometerá defender el derecho de Bolivia jugar en la altura; dirá que la Fifa va a  inyectar más recursos para los países de la región, pero que será más estricta en el control de gastos, etc., etc., y jugará al fútbol junto al presidente Evo Morales.

Actividades y promesas que son nada más y nada menos propias de quien ejerce el cargo de presidente de la Fifa.

Lo que no entiendo es si todo ello es merecimiento para que se le entregue el “Cóndor de Los Andes en el Grado de Gran Cruz”, la mayor condecoración boliviana.