sábado, 8 de agosto de 2015

EL FÚTBOL BOLIVIANO NO SALE DEL BARRO




Los dirigentes del fútbol boliviano trabajaron arduamente esta semana que finaliza. El objetivo era de darle continuidad a esa actividad. El fútbol no puede parar.

Lo último, fue ratificar en su cargo al entrenador de la selección boliviana, Mauricio Soria, por absoluta falta de tiempo y dinero, pues la selección debe comenzar sus trabajos con vistas a las eliminatorias a Rusia-2018, que comienzan en septiembre próximo. Contratar otro profesional, significaría pagar indemnización a Soria; daría mucho trabajo y costaría dinero que la Federación no posee.

Horas antes, hombres de confianza de Carlos Chávez y Jorge Justiniano, presidentes de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y de la Asociación Nacional de Fútbol (ANF), hicieron las maniobras necesarias para continuar manejando el fútbol nacional. Lo consiguieron, pese a la presencia en esas reuniones electoreras, de los dirigentes de Bolívar y del ministro de Gobierno, Carlos Romero, también presidente de Sport Boys, contrarios a Chávez.

O sea, el poder de los que mantuvieron durante dos gestiones, íntimas ligaciones con Chávez y Justiniano, los dirigentes aprehendidos, a quienes dieron su voto para ocupar esos cargos, no solamente permanece, como también aumentó.

Así, la doctrina Chávez-Justiniano continua mandando en el fútbol boliviano.

Por el lado puramente futbolístico, el torneo Apertura de la Liga comenzó, porque Fabol (Futbolistas Asociados de Bolivia), entidad que cuida de los intereses de los jugadores, autorizó, sin muchas discusiones ni problemas, en un comportamiento que llama la atención. Parece que el episodio de la renuncia del ex presidente de la Liga ablandó el corazón de los dirigentes de Fabol.

En fin, el fútbol boliviano continúa el mismo.

Parece que lo que a la hinchada le interesa es solamente ver el balón rodando en los campos de juego.

¿Será?.


Ni el concepto de que el fútbol boliviano vive un tiempo de transición, hasta el Congreso Extraordinario que se realizará el próximo mes de octubre, da esperanza, pues del mismo, participarán los mismos dirigentes actuales.