lunes, 11 de mayo de 2015

BOLÍVAR, CAMPEÓN


El golazo de Miranda fue la coronación de un trabajo bien realizado, fue el sello definitivo para la conquista de un campeonato que venía con los colores celeste y blanco desde el inicio mismo del torneo.

Debemos analizar la campaña bolivarista desde un punto de vista puramente técnico y táctico, dos elementos que fueron muy bien trabajados por el entrenador Xavier Azkargorta.

La buena gestión en un equipo de fútbol, comienza en compromisos asumidos y cumplidos.

A rigor, la lógica del campeonato vencido con justicia por Bolívar, radica justamente en sueldos pagados con cierta puntualidad y la dedicación demostrada por los futbolistas que cumplieron sus obligaciones, entendiendo que a la cancha solo pueden entrar 11 de ellos y que los que se quedan en el banco, no son “suplentes”, si no, más bien, alternativa objetiva, situación que, a lo que todo indica,  quedó bien clara en la cabeza de todo el elenco, formado por 27 hombres.

Por todo ello, futbolísticamente, dentro de la cancha, el Bolívar campeón, fue el mejor de todos, no se discute, porque, inclusive, con equipos diferentes, cuando era preciso, Bolívar demostró una homogeneidad positiva. Los números así lo demuestran.