miércoles, 10 de diciembre de 2014

LA MALA PRÁCTICA DE LOS DIRIGENTES DE BOLÍVAR


Hay actitudes buenas o malas en el fútbol que los años enseñan.

A eso se llama experiencia.

Y los años nos han enseñado que en el deporte, cuando la experiencia es mezclada con la juventud, hay más posibilidad de que los resultados sean buenos.

Porque juventud generalmente viene cargada de ansias de realizar, pese a que, en algunos casos, solo de aparecer.

Y en el fútbol boliviano lo que falta es esa mezcla mágica entre juventud y experiencia.

Pero si ese híbrido se lo tiene en manos y no es bien utilizado, puede caracterizarse como mala práctica.

Es el caso exacto de Bolívar, en este momento.

Me sorprende que en plena recta final del campeonato, cuando todas las atenciones deben estar dirigidas a los dos encuentros que le resta para ser campeones, aparezcan la juventud de Marcelo Claure y la experiencia de Guido Loayza, para realizar justamente una mala práctica.

De común acuerdo (porque no me digan que es coincidencia), los dos dirigentes usan los medios de comunicación, para hablar sobre el arbitraje boliviano.

Criticando, claro.

Ojo, que el tiro les puede herir sus propios pies.

Colocar de antemano al arbitraje contras sus propios jugadores, puede tener efectos contrarios a lo que Claure y Loayza pretenden.

Xavier Azkargorta, el entrenador, y Walter Flores, el capitán, deben estar "contentos" con sus dirigentes. 

Bolívar tiene equipo para ser campeón, pero la actitud de Claure y Loayza, suena más a una maniobra pública, para justificar un eventual fracaso.

Mala práctica.