miércoles, 17 de diciembre de 2014

A PARTIR DE HOY, BOLIVIA NECESITARÁ UN RECAMBIO

Barak Obama y Raúl Castro dieron un paso conjunto que podrá cambiar al cambio boliviano. 
Todo lleva a creer que el gobierno boliviano ya sabía de las conversaciones entre EEUU y Cuba, que culminaron con el anuncio de los presidentes Barak Obama y Raúl Castro hoy, del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos países.

Hace pocos días, el canciller boliviano, David Choquehuanca, había anunciado que se estaba buscando una reunión “al más alto nivel” entre  los presidentes de Bolivia y EEUU, para volver a tener embajadores en los dos países.

El anuncio anticipado de Choquehuanca, fue una jugada diplomática boliviana para disminuir el impacto de la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EEUU.

Eso, porque es notorio que el enfrentamiento del régimen cubano con “los imperialistas de los EEUU”, desde 1961, era una inspiración de coraje y fuerza para los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Bolivia, y un reconocimiento del liderazgo de Fidel Castro por parte de los líderes de estos tres países, Nicolás Maduro (antes, Hugo Chávez), Correa y Evo Morales.

Acabado el motivo de la inspiración de coraje y reanudadas las relaciones cubano-norteamericanas, no quedaría bien para el gobierno boliviano ser el único régimen sudamericano a no tener relaciones diplomáticas normales con los EEUU.

Bolivia debe llevar muy en cuenta el poder norteamericano para manipular el precio internacional de las materias primas que sostienen la economía boliviana, por el simple motivo de que es parte de la política económica norteamericana, hacer uso de sus reservas para ello.

En los últimos días, los países dependientes del precio del petróleo, han sido castigados por corrientes fuertes que han desestabilizado su economía, Rusia es un ejemplo; y nadie puede garantizar que esa crisis, que parece ser profunda (hubo hoy una corrida al dólar en Rusia) no pueda salpicar feo a Sudamérica.

La profunda crisis económica en Venezuela, es un pre anuncio.

Para la determinación política de Barak Obama y Raúl Castro, anunciada hoy, mucho tuvo que ver la actuación el Papa Francisco, cuyo liderazgo fue fundamental para el histórico discurso simultáneo en Washington y la Habana.

Pero, por el lado puramente socio económico, los cubanos se inspiraron en el modelo de la política exterior brasileña, que tiene como norte el hacer negocios con cualquier país del mundo, independientemente de sus diferencias ideológicas, practica iniciada por el régimen chino, después de la derrota de la "Revolución Cultural" iniciada por Mao Tse Tung.

A partir de hoy, queda la duda si en Venezuela, Ecuador y Bolivia, el discurso contra “el imperio” será el mismo, o si esa práctica se limitará adentro de sus fronteras contra “los representantes del imperio”.

Finalmente, para justificar este comentario en un blog deportivo, no podemos negar que el deporte será el seguro vencedor con la reanudación de relaciones diplomáticas entre Cuba y los EEUU. Ambos países son líderes en atletismo, beisbol, box, básquet, vóley…