martes, 1 de abril de 2014

EN BRASIL, LA COPA REUNIRÁ A DICTADORES Y SUS VICTIMAS

J.B. Figeiredo, sin respuesta.
Hace 50 años (1964) Brasil comenzaba a ser sometido a la más cruel, sanguinaria y asesina dictadura militar. 

Le siguieron otros países  sudamericanos, entre ellos Bolivia.

El último presidente militar, João Baptista Figueiredo, como los anteriores, se vistieron de civiles para aparentar normalidad y hasta formaron y fomentaron su propio partido, la ARENA, con la complicidad del entonces MDB, partido de la “oposición”.

Ironía, desde esa época dictatorial, la juventud brasileña ya demostraba su disconformidad y animosidad contra esas figuras que hicieron desaparecer inclusive niños, en el nombre de la (pasme!) democracia.

La entonces estudiante y actual presidenta de Brasil, dila Rousseff,  aparece
siendo interrogada por los militares brasileños. 
Pues a ese grupo dictatorial pertenece el actual presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), José María Marín (y muchos otros que dominan el fútbol sudamericano), el mismo que estará al lado de la presidenta Dilma Rousseff, víctima de torturas y vejámenes de esa dictadura, inaugurando la Copa Mundial de Fútbol, en São Paulo, Brasil, el próximo 12 de junio.