martes, 22 de enero de 2008

La altura, esa altura

La Agencia EFE publica la tesis de defensa de los países alcanzados por el veto de la FIFA a la altura.

Son los mismos argumentos de hace 20 años. Fáciles de entender pero sin la fuerza económica de un Brasil o de una Argentina.

Mientras tanto, en Santiago, todos esperan que el apoyo de la Conmebol a los "vetados" sea claro y contundente. ¿Será?

"La disminución del oxígeno en la altitud provoca una caída del 10 al 15 por ciento en el rendimiento de los futbolistas, dijo a Efe el doctor Enrique Vargas, investigador del Instituto Boliviano de Biología de la Altura (IBBA).

Por contra, los originarios de la altura sufren un bajón de presión arterial e hinchazón en los pies cuando juegan en el llano, añadió Vargas.

El médico de la selección de Ecuador, Patricio Maldonado, dijo a Efe que, 'si bien es cierto que la altura ocasiona problemas en el proceso respiratorio, eso no implica que haya un riesgo para la salud de los jugadores'.


Para el médico, el veto para jugar partidos oficiales en ciudades con altura 'es un planteamiento injusto después de aproximadamente 60 años que se viene jugando al fútbol en Sudamérica'.


'Si un jugador que no está acostumbrado a actuar en la altura, llega dentro de las 24 ó 48 horas antes del encuentro, la altura no le producirá ningún problema. También existe el proceso de aclimatación que hace que la altura media de 2.500 y 3.000 metros sobre el nivel del mar, no sea desfavorable para realizar una actividad física como el fútbol', expresó.

Maldonado resaltó que si se hace una programación, de tal forma que un equipo llegue y juegue y se vaya el mismo día, no necesitará realizar ninguna adaptación