jueves, 31 de enero de 2008

El fútbol es un juego, no una broma


No se puede bromear con el fútbol, señor Mauro Machado (triste en la foto). Usted es un buen arquero, un futbolista dedicado y, sobretodo, un buen hombre.

“El fútbol es un juego, no una broma”

Esa frase la crié hace más de 15 años, en Brasil, inspirado en las personas que viven del fútbol, pero no lo llevan a serio.

Dirigentes, entrenadores, preparadores físicos, periodistas, pero, sobretodo, futbolistas.

Frente al Atlas de México, La Paz FC confirmó que es un equipo con mucha personalidad y sabe lo que quiere dentro de la cancha.

Pero una infantilidad, un momento de desconcentración del arquero brasileño-boliviano, abrió el camino para que los mexicanos, con un equipo inferior, se queden con la victoria.


Hasta los más grandes arqueros revientan el balón cuando no pueden dominarlo.

En el segundo gol, considero que Machado no tuvo culpa, porque fue una falla de comunicación (nadie le gritó que estaba solo) y de marca (nadie acompañaba al mexicano Rergis que disparó solito).

En el Hernando Siles, la cosa puede ser diferente. La Paz FC tiene fútbol y pasta para vencer por más de dos goles. Pero no puede permitir que los mexicanos hagan uno.