lunes, 14 de enero de 2008

El fútbol de La Paz está herido de muerte

Desde que la Liga del Fútbol Profesional Boliviano fue creada en 1977, los clubes que la componen disputan torneos que tienen como objetivo principal clasificar a la Copa Libertadores y, más recientemente, la Copa Sudamericana.

Son los dos torneos los que mantienen con vida a las instituciones futboleras bolivianas por medio de sus cuotas de participación provenientes de la Conmebol.

Al prohibir juegos en la altura de La Paz, los clubes de la sede de gobierno boliviano fueron heridos y, de permanecer el veto, su muerte será inminente.

The Strongest, que este año cumple 100 años de actividad, y Bolívar, que desde 1927 viene actuando con relativo suceso, pasarán a ser clubes cuyos equipos disputarán los torneos nacionales en La Paz, pero no podrán jugar encuentros internacionles en el estadio Hernando Siles.

Con ello, miles y miles de ciudadanos y ciudadanas que trabajan en torno al fútbol, perderán su forma de ganar la vida y el sustento de su familia.

Desde los medios de comunicación, pasando por los periodistas deportivos, hasta las vendedoras de alimentos y artículos ligados al fútbol, todos, perderán su trabajo.

La medida de la FIFA es socialmente indigna, pese a que en toda la historia del fútbol mundial, que ya está llegando a los 150 años, jamás hubo una muerte por motivos ligados a la altitud.

El comportamiento de Julio Grondona, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, y Ricardo Teixeira, presidente de la Confederacao Brasileira de Futebol, es indigno, discriminador y antideportivo.

Estos dos señores, que tienen intereses económicos en el fútbol, que no son precisamente dignos de sus cargos, atienden a presiones ligadas a esos intereses.

Ambos fueron indiciados en sus países por comportamiento poco confiable y sufren procesos en la justicia ordinaria, así como en el Congreso Nacional, en el caso del brasileño.

Infelizmente, el futuro del fútbol de La Paz, está en manos de esos dos sujetos que tienen todo, menos calificación para ser dirigentes deportivos.