sábado, 26 de enero de 2008

Fútbol boliviano, espejismo y precios bajos

¿Qué lleva al público a colmar el estadio en un primer y segundo partidos a inicio de año?

La respuesta sería: La esperanza de ver a su equipo renovado con nuevos jugadores de buena calidad técnica.

Confieso que en los dos clásicos ningún jugador me llamó la atención. Al contrario, creo que los que recién llegaron son de un nivel técnico regular.

Claro que la hinchada se deja llevar por el entusiasmo cuando un recién llegado marca un gol o realiza una buena jugada. Es emoción inflamada, aumentada, inflada, por eso se llama hinchada.

Creo que los jugadores cuando realizan una buena jugada o una buena defensa (en el caso de los arqueros) no están haciendo más que su obligación.

Si los equipos bolivianos trajeron buenos jugadores, eso lo sabremos de aquí a dos meses como mínimo. Antes, será puro espejismo.

En tiempo, debo decir que los precios bajos que se cobraron en los dos clásicos, fueron responsables directos para que en ambos cotejos se haya ultrapasado la marca de 40 mil personas. Para copiar.