viernes, 28 de diciembre de 2007

Los motivos del veto de la FIFA a la altura de La Paz

Periodista brasileño apunta los motivos científicos del veto a la altura.

Altura es 'frescura'

Por Luis Fernando Correia
Comentarista da CBN

Científicos de la Universidad de Oxford analizaron científicamente la influencia de la altura en los juegos de fútbol. Según la investigación, publicada en la última edición de la revista “The British Medfical Journal”, los equipos de lo alto de las montañas aumentan las chances de victoria de 53% para 82%, cuando enfrentan equipos que llegan del nivel del mar.

Para llegar a esa conclusión, los estadísticos analizaron el banco de datos de la FIFA que contienen resultados de 1.460 juegos, en un periodo de cien años. América del Sur fue la base de la investigación, ya que ahí se encuentran las mayores diferencias de altitudes en juegos internacionales. Un buen ejemplo es Río de Janeiro, que está al nivel del mar, y La Paz, a 3.650 metros de altitud.

La altura afecta el funcionamiento del cuerpo de los atletas que viajan para juegar sin periodos de adaptación, la llamada aclimatación. Por causa de la menor presión atmosférica, una cantidad menor de oxígeno entra en el cuerpo cada vez que se inspira. Esa reducción de oxígeno en el organismo provoca dolor de cabeza, nauseas, mareos y fatiga. Aparte de eso, las temperaturas son más bajas y el aire más seco.

Al comparar los resultados de los juegos entre equipos de alturas diferentes, quedó comprobado que la ventaja numérica de los equipos de la Cordillera de los Andes se traduce numéricamente en aumento de las chances de marcar goles, y disminuye la posibilidad de sufrir goles.

Comparando los principales equipos de América del Sur – Brasil, Argentina, Uruguay - , a los países localizados en alturas más elevadas, la ventaja de jugar en las montañas contra un equipo de un país al nivel del mar sube para 82%, contra 53% si los dos fuesen de la misma altitud.

A cada 1.000 metros de diferencia, el equipo dueño de casa gana casi medio gol de ventaja. Por lo tanto, Bolivia, jugando en La Paz, 4.082 metros en su punto más alto, numéricamente sale con 1,48 goles de ventaja sobre un equipo del nivel del mar.

Los científicos fueron capaces de determinar que, por cuenta de la altura, los equipos locales tienen mayor chance de marcar goles y 50% menos chances de que le marquen.

A pesar de aclarada la cuestión médico-deportiva, el asunto es controvertido desde el punto de vista político del fútbol. Entre tanto, la FIFA acaba de aprobar, el último día 15 de diciembre, en Tokio, una determinación para que no ocurran juegos en altitudes arriba de los 2.750 metros, sin el debido periodo de aclimatación, estimado en diez días.

Esa resolución pasa a formar parte inmediatamente de los reglamentos de la entidad y la FIFA recomienda que sea seguida en todos los juegos internacionales.