sábado, 8 de diciembre de 2007

Bolivia, ¿dónde anda la justicia deportiva?


No debieran siquiera tocar en el asunto, pero los miembros del Consejo Superior de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) están reunidos para decidir quién será el subcampeón del torneo Apertura jugado en el primer semestre del presente año.

Sería cómico si no fuese trágico.

El Tribunal Superior de Disciplina Deportiva de la Federación, otorgó los puntos al club Bolívar debido a su apelación en contra de Oriente Petrolero, que hizo jugar irregularmente a tres futbolistas que habían sido suspendidos en el Apertura.

Los orientistas estuvieron errados y la ley debe ser cumplida.

Pero cumplir la ley en Santa Cruz de la Sierra, es lo mismo que pedir al Papa no celebrar la misa un día domingo.

Estamos en un país donde cada quien hace lo que quiere. Sobretodo en Santa Cruz.

No hay respeto a las instituciones y mucho menos a las leyes.

Actuamos bajo el mando de la truculencia en nombre de la defensa de intereses corporativos y nunca en nombre del bien común.

Todo el pleito no es por la honra de ser subcampeón. Es por dinero. Dinero que los dirigentes no explican, no informan, no demuestran cómo gastan.

Así, los problemas colectivos se vuelven problemas con intereses personales.

En un país serio y con un fútbol profesional, los dirigentes no apelarían lo inapelable. Les daría vergüenza.

Pero…estamos en Bolivia y nuevamente Santa Cruz de la Sierra es el centro del problema.

La otrora tierra calma y productiva.


Y, a proposito, ¿qué pito toca la Liga en todo esto?